Un sueño realizado. Estudio bíblico del evangelio de Mateo capítulo 8 al 10

Mateo 8:1–10:42

¿Alguna vez ha soñado con algo tan bonito que ha pensado: “¡Quién pudiera realizar tal sueño!”? Desafortunadamente parece que estos sueños sólo se realizan en los cuentos de hadas.

En el tiempo de Jesús muchas personas soñaban con algo más bonito que lo que nosotros nos hemos podido imaginar. Este sueño incluía la llegada del Mesías para establecer un reino de paz aquí en la tierra, en el que todos gozaríamos una verdadera prosperidad. Se preguntaban si en verdad tal sueño, que se les había enseñado desde la niñez, podría realizarse.

Cristo vino a Su pueblo con el fin de convertir ese sueño en realidad. Al anunciar Su llegada, tenía que confirmarlo por medio del ministerio que llevaría a cabo.

Después de completar la lista de testigos quienes dieron testimonio que Jesús era el Mesías (1–4) y presentar el mensaje inicial de Cristo a Sus seguidores para revelar la clase de justicia que Dios exige para entrar al reino (5–7), Mateo da un resumen de la naturaleza del ministerio de Jesús, el Mesías (8–10).

Por medio de los diversos aspectos del ministerio presentado, Mateo demuestra que Jesús realizó lo que el pueblo esperaba que su Mesías lograra. La reacción de Juan desde la cárcel (11:2–3) demuestra la pregunta que el pueblo debía haberse hecho al observar estas evidencias.

Se presentan algunos indicios que la gente se preguntaba como debían de haberlo hecho (9:8, 33; 12:23). Sin embargo, los líderes respondieron que Jesús no podría ser el Mesías. Dieron el crédito por las obras hechas a Satanás (9:34; 12:24). Su explicación logró que, a pesar de tanta evidencia, la mayoría del pueblo dudara de la autenticidad de Jesús. Sin embargo, la evidencia sobreabundaba.

LAS ESPERANZAS REALIZADAS 8:1–9:38

Su Poder sobre la Enfermedad 8:1–17

Entre las demostraciones de que Jesús era el Mesías, una de las más notables era su poder sobre la enfermedad. Un leproso fue curado cuando pidió la ayuda de Jesús (8:1–4). La presentación de las ofrendas indicadas ante los sacerdotes debe haber sido suficiente prueba que el Mesías estaba presente. Ningún otro había logrado este milagro.

Un oficial romano pagano pidió la ayuda de Jesús para curar a un siervo paralítico que sufría (8:5–13). El ejemplo de su fe en Cristo presenta un contraste notable con la falta de fe de los líderes religiosos de Israel que debían de haber creído pero que rehusaron.

La suegra de Pedro fue curada de una fiebre severa y pudo levantarse para servirle al Señor y a sus compañeros (8:14–15). Estas personas eran nada más unos pocos ejemplos de los muchos que Jesús sanó de sus enfermedades y libró del poder de los demonios. Al correrse la fama de Jesús y de Su poder para curar a los enfermos, le trajeron muchos más para que les ayudara también.

Sus Exigencias para Sus Seguidores 8:18–22

Jesús les comunicó desde el principio que no sería fácil seguirle. El costo del discipulado es alto. Sus exigencias son serias. Quería advertirles que sólo quienes estaban convencidos y comprometidos de verdad le deberían seguir.

Su Poder sobre la Naturaleza 8:23–27

Jesús demostró Su autoridad sobre la naturaleza también al controlar el viento y el mar. Aun Sus propios discípulos se asustaron al ver esta manifestación de Su poder.

Su Poder sobre los Demonios 8:28–34

Al llegar al otro lado del mar, Jesús manifestó Su autoridad al librar a dos hombres endemoniados que habían sido totalmente imposibles de controlar. En contraste a los discípulos que creyeron al ver la manifestación de Su poder, el pueblo se asustó y pidió que salieran, a pesar del bien que habían hecho.

Su Poder para Perdonar Pecados 9:1–8

Jesús aprovechó la curación de un paralítico para demostrar Su autoridad para perdonar pecados. Cuando le confrontaron por Su “blasfemia”, Jesús les demostró que las dos cosas van juntas. Su facultad para sanar dio una evidencia objetiva externa de Su derecho para perdonar el pecado. La multitud reconoció las implicaciones del evento y alabaron a Dios por lo que había hecho por medio de Cristo.

Su Poder para Cambiar Vidas 9:9–13

Mateo se presenta también a sí mismo como un ejemplo de lo que Jesús pudo lograr en la vida del hombre. Jesús le tomó del puesto despreciado de cobrador de impuestos, con todas sus implicaciones ilícitas, y le cambió la vida.

Los fariseos no comprendieron este aspecto de la obra de Cristo. Creyeron que debían prestar su atención sólo a quienes ya estaban viviendo conforme a la ley, con todos sus deberes externos. Tuvieron que aprender lo que quería decir: “Misericordia quiero, y no sacrificio” (9:13). Para ellos todo era lo contrario. Su énfasis estaba en el sacrificio; no supieron nada de la misericordia, ni la divina, ni en su propia vida.

Su Poder sobre la Tradición 9:14–17

Los fariseos le confrontaron de nuevo porque no se conformaba a algunas de las prácticas tradicionales de los judíos, como el ayuno. Jesús utilizó varias ilustraciones para demostrar que se ha establecido un nuevo programa que no puede conformarse a las prácticas del sistema antiguo. Así Cristo demostró que Su autoridad era mayor que las tradiciones.

Su Poder sobre la Muerte 9:18–26

Jesús demostró Su autoridad sobre la muerte al sanar a la hija muerta de un líder del pueblo que había confiado en El. En el camino, curó a una mujer que había estado sangrando internamente por doce años sin ninguna ayuda adecuada para curarle. Le tocó por fe y fue curada (9:20–22). El atraso por su causa no presentó ningún impedimento para que Jesús sanara a la hija de Jairo. El tiempo no afectó la obra que tenía que hacer.

SE DIFUNDIO SU FAMA POR TODA AQUELLA TIERRA

Su Poder sobre la Ceguera 9:27–31

La evidencia del poder de Jesús como Mesías siguió cuando curó a dos hombre ciegos. Estos hombres que no veían son un ejemplo a quienes pueden ver pero no quieren. Antes de su curación perseguían a Cristo hasta que les dio lo que necesitaban. Después, no se callaban aun cuando Cristo les había dicho que no se lo contaran a nadie.

Jesús trataba de evitar las multitudes que le seguían solamente por ver lo sensacional. Por eso, hizo esta prohibición. Su actitud fue todo lo contrario a lo de muchos que se presentan para sanar en el nombre de El, actualmente. A pesar de Su esfuerzo, la fama de lo que Jesús había hecho se difundió por todos lados.

“NUNCA SE HA VISTO COSA SEMEJANTE EN ISRAEL”

Su Poder sobre la Mudez 9:32–34

Otra vez se manifestó Su autoridad cuando sanó a un hombre mudo por causa de un demonio. Se ven las dos reacciones distintas de los observadores. La gente responde maravillada que nunca se había visto tal cosa en Israel. Los líderes religiosos rechazaron toda la evidencia y echaron la culpa a Satanás. La evidencia era suficiente, pero ellos no querían creerla.

“POR EL PRINCIPE DE LOS DEMONIOS ECHA FUERA LOS DEMONIOS”

Su Compasión por las Multitudes 9:35–37

La evidencia final de que Jesús era el Mesías fue su preocupación por el pueblo de Israel. Al ver su condición desesperada, como ovejas sin pastor, sintió compasión por ellos.

El trabajo pastoral les tocaba a los líderes religiosos del pueblo, a los sacerdotes, a los profetas y a otros. Sin embargo, tenían sus propios intereses. Por eso, no se preocupaban por el bien de las ovejas y éstas se quedaron a defenderse a sí mismas. Así que Cristo indica que los discípulos deberían orar para que Dios mandara a otros obreros para hacer la obra.

¡PENSEMOS!

La lista de evidencias de la autoridad de Jesús es impresionante. De nuevo nos lleva a la conclusión que la incredulidad de los líderes no era por falta de suficientes pruebas. No creyeron en El, a pesar de lo visto, porque no querían confiar.

Haga una lista de las obras que demuestran el poder de Jesús. Si Cristo podía hacer todo esto, ¿Habrá algún problema suyo que no pueda resolver? ¿A qué problema tiene que enfrentarse en su propia vida? ¿Puede Cristo resolverlo? ¿Por qué seguir luchando para solucionarlo? ¡Entrégueselo ahora mismo!

LA RESPUESTA DE LOS DISCIPULOS 10:1–42

Su Llamamiento 10:1–4

La respuesta a la oración antes mencionada se encuentra en la comisión de los mismos discípulos. Se nota en el proceso de preparación de estos nuevos embajadores, cuatro pasos que Cristo siguió:

* Les invitó a colaborar con El.

* Les enseñó con Su palabra y Su ejemplo.

* Les mandó a orar por la necesidad.

* Les envió como Sus representantes.

¡PENSEMOS!

El patrón para la preparación de líderes que el Señor nos dejó no ha sido superado. Al buscar nuevos dirigentes para la obra de Dios, no hay mejor forma de prepararlos que ésta que El Señor utilizó.

Pídale a Dios que le ayude a identificar alguna persona apta para servir a Dios en su iglesia. Contando con la dirección del Señor, haga un plan de trabajo para guiar a esa persona, a través de estos cuatro pasos, al servicio de Dios. El proceso es largo pero no hay mejor inversión del tiempo que ésta.

Su Comisión 10:5–10

La compasión de Jesús por las multitudes extraviadas le motiva a enviar a Sus discípulos con el mensaje del reino. Su aceptación de El, juntamente con la obediencia a Su comisión, es un testimonio que ellos reconocen Su autoridad como el Mesías.

La comisión que Jesús les da es para dirigirse a las ovejas perdidas, que se han quedado sin pastor, de la casa de Israel. Deben llenar el vacío dejado. Las ovejas que quieren seguir a Dios les seguirán. Estas mismas ovejas proveerán toda necesidad física de los discípulos que les llevan la verdad. Por lo tanto, no deben llevar ninguna provisión para el camino.

“EL QUE A VOSOTROS RECIBE, A MI ME RECIBE; Y EL QUE ME RECIBE A MI, RECIBE AL QUE ME ENVIO”.

Después de instruirles en cuanto a su tarea inmediata, Jesús se proyecta hacia el futuro y les advierte de lo que sufrirán después de Su salida, siendo Sus representantes todavía. Aunque los hombres tratarán de destruirlos, no se deben preocupar. Podrán contar con la ayuda de Dios. Además, pueden estar seguros que la oposición no es en contra de ellos, sino de Jesús mismo (10:16–42).

¡PENSEMOS!

Considere las promesas que Jesús presenta a los discípulos en cuanto a su ministerio futuro como sus embajadores (10:16–42). Haga un resumen de los principios enseñados. ¿De cuáles cosas pueden estar seguros? ¿Cómo deben afectar estos principios su ministerio?

¿Cuáles de éstos podrían afectarnos a nosotros hoy? ¿Cómo deben afectar nuestro ministerio?

Predan la Luz !!! – Efesios 5: 8 al 14

Porque si bien en otro tiempo erais tinieblas, ahora sois luz en el Señor.

Efesios 5:8light

Imagínate que estás recorriendo una galería de retratos. Las luces del salón están prendidas, pero las direccionales que por lo general enfocan los diversos cuadros están apagadas.
Con las luces de la sala puedes ver los marcos de los retratos. Hasta quizá puedas ver algo de los rostros dentro de los marcos. Pero únicamente cuando se prenden las luces direccionales y una luz intensa pega directamente sobre cada cuadro puedes ver todos los detalles, las expresiones faciales, los tonos del cutis y el color de los ojos. Sólo cuando están prendidas las luces direccionales puedes ver a las personas como los artistas tuvieron la intención que las vieras.

Dios hace brillar su luz sobre ti, una luz que muestra quién quería que fueras cuando te creó. Pero antes de poder verte claramente, necesitas saber cómo prender las luces. Obtienes luz de tres lugares:
Jesucristo es tu primera fuente de luz. Juan dijo que Jesús es “la luz de los hombres” (Juan 1:4). Jesús se refirió a sí mismo como la luz del mundo (ver Juan 8:12). Prendes esta luz cuando aceptas a Cristo como tu Salvador y comienzas una relación personal con él. A medida que tu amistad se afianza por medio del tiempo que pasas con Jesús en oración, ves cada vez con mayor claridad que eres amado, valorado y capaz.

La Palabra de Dios, la Biblia, es otra fuente de luz. David escribió: “Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino” (Salmo 119:105). Cuanto más abres tu mente y corazón a la Palabra de Dios, más luz disfrutas.
Los otros creyentes son una fuente de la luz de Dios. Jesús les dijo a sus seguidores: “Vosotros sois la luz del mundo” (Mateo 5:14). Ser amigo del Hijo de Dios, la Luz, te llena de luz. A medida que tú y tus amigos creyentes comparten mutuamente la luz del Hijo de Dios y de la Palabra de Dios, aumenta tu comprensión de quién eres. Esa es una gran razón por la que la Biblia nos dice: “No dejemos de congregarnos, como algunos tienen por costumbre; más bien, exhortémonos” (Hebreos 10:25).
Dios quiere que sepas que él hace brillar su luz en tu vida para que puedas ver claramente quién eres: digno de ser amado, valioso y capaz. Cuando te aferres a Jesús, leas tu Biblia y te acerques cada vez más a otros creyentes, la luz de Dios brillará en tu vida. Adelante, ¡prende la luz!

PARA DIALOGAR: – ¿Quieres ver con más claridad quién eres a los ojos de Dios? ¿De qué manera te ayuda él a recibir la luz?
PARA ORAR: – Señor, inúndanos de luz al leer tu Palabra y aumenta nuestra amistad contigo y con los tuyos.
PARA HACER: – Escoge una buena costumbre para tratar de adquirir, hablar con Dios, leer la Palabra o pasar el tiempo con amigos creyentes.

Mateo capítulo 5 al 7… estudio bíblico para conocer la Biblia.

Mateo 5:1–7:29

A través de la historia siempre ha habido personas moralistas. Son buena gente y “no hacen daño a nadie”. Muchas de ellas se han propuesto vivir conforme a los diez mandamietitos. A tales personas cuesta mucho trabajo presentarles a Jesucristo porque consideran que han vivido bien y no lo necesitan. Estos individuos se unen al joven rico que le dijo al Señor: “Todo esto lo he guardado desde mi juventud”(19:20).

En la multitud que vió la evidencia que Jesús es el Mesías (1–4) y que le seguía (4:23–25), habían varías personas que manifestaban esta actitud. Al seguirle, escucharon con mucho cuidado sus Palabras.

Tenían un interrogante mayor en sus mentes: Si el Rey había venido y el reino ya iba a empezar, ¿Podrían participar? El joven rico expresa lo que pensaban: “¿Qué más me falta?” ¿Cuáles eran los requisitos para entrar al reino? Jesús da la respuesta a esta pregunta de varias perspectivas distintas en el Sermón del Monte (5:1–7:29).

SU DESCRIPCION DE LOS ACEPTADOS 5:1–16

Su Carácter Piadoso 5:1–12

Las bienaventuranzas describen la clase de personas que participarán en el reino. Son las mismas que gozarán de la verdadera prosperidad y contentamiento. La esencia de la descripción demuestra que no son quienes cumplan con todos los ritos establecidos y que presenten una gran manifestación pública de su religión quienes entrarán al reino de Dios. La entrada al reino se basa en un carácter piadoso interno.

LA ENTRADA AL REINO DE DIOS NO SE BASA EN RITOS EXTERNOS PUBLICADOS SINO EN EL CARACTER INTERNO TRANSFORMADO

Quienes están contentos de las condiciones como están ahora en el mundo, no estarán muy felices en el reino venidero. Al contrario, quienes ahora sufren y lloran por causa de la justicia, pueden estar seguros que habrá una recompensa justa en el futuro. Experimentarán la bendición de Dios en el reino.

¡PENSEMOS!

Se observan ocho características de la gente verdaderamente feliz. Haga una lista de ellas y sus resultados correspondientes. Evalúe su propia experiencia. ¿Se manifiestan estas condiciones en su vida? ¿Está experimentando estas bendiciones prometidas? Señale una área en su vida donde considere que Dios quiere transformar su vida. Defina algunos pasos que podría tomar para lograr el cambio deseado. Pídale a Dios Su ayuda para poder realizarlo.

Su Influencia Penetrante 5:13–16

Quienes quisieran entrar en el reino de Dios deben tener una influencia penetrante en el lugar donde les ha colocado. Como la sal, deben crear una sed para Dios por medio de sus vidas transformadas (5:13). Como la luz, deben revelar la naturaleza de Dios en medio de la oscuridad en derredor (5:14–16).

LOS QUE ENTRAN AL REINO SE DAN A CONOCER POR SU INFLUENCIA PENETRANTE EN EL MUNDO

¡PENSEMOS!

¿Cómo está nuestra influencia con los vecinos? ¿Estamos creando una sed para Dios en nuestra sociedad por el estilo de vida distinta que manifestamos? ¿Se está revelando la luz de la naturaleza de Dios en medio del mundo oscuro en el cual vivimos por medio de nuestra vida? Evalúe la influencia de su iglesia en su pueblo. ¿Qué podrían hacer para mejorar esta influencia?

SU RELACION CON LOS RELIGIOSOS 5:17–7:6

Jesús y la Ley 5:17–20

Después de terminar Su resumen de la descripción de quienes entrarían al reino, Jesús hace una referencia a los que todo el mundo suponía que se incluirían: los líderes religiosos del pueblo (5:17–7:6). Debido a que esta discusión tiene que introducir un conflicto acerca de la ley, Jesús define el marco dentro del cual la discusión de la ley tiene que presentarse (5:17–20).

Por un lado, Cristo aclara que no ha venido para abolir la ley (5:17–19). Cualquier mensaje que dijera que la ley ya no sirve no ha venido de El. Vino a cumplir la ley; no a destruirla. Vino para hacer posible el cumplimiento de lo que la ley exige.

Al otro lado, aunque es cierto que tienen que cumplirse las exigencias de la ley, ningún hombre las puede cumplir. Aun no era suficiente la justicia que los fariseos ejercían (5:20). Las prácticas externas nunca podrían satisfacer lo que la ley exigía en el corazón del hombre.

LAS PRACTICAS EXTERNAS DE LA LEY NUNCA SATISFARAN LAS DEMANDAS DE DIOS ¡DIOS EXIGE MAS QUE LA JUSTICIA DE LOS FARISEOS!

Su Rechazo de las Tradiciones de los Fariseos 5:21–48

Habiendo definido este marco principal de la discusión acerca de la ley, Jesús demuestra específicamente porqué no son suficientes las ordenanzas detalladas de los fariseos. Se jactaban de cumplir fielmente la ley. Se suponía que las tradiciones eran la autoridad absoluta en cuanto a lo que Dios esperaba de Su pueblo.

Jesús demostró que sus tradiciones no llegaban al blanco. Habían puesto todo el énfasis en las regulaciones detalladas pero no cumplían con el espíritu de la ley. No se fijaban en lo que la ley realmente exigía. Por eso, Jesús rechaza sus tradiciones y aclara la naturaleza de las exigencias de Dios.

Acerca del asesinato 5:21–26

En cuanto a la ley del homicidio, Jesús demuestra que la prohibición del acto físico del asesinato no es suficiente (5:21–26). La ley de Dios incluye la actitud del corazón hacia los demás. Si odian a alguna persona, su actitud es equivalente al homicidio, aunque las restricciones sociales no les permiten llevar a cabo su deseo. Esta actitud tiene que resolverse antes de seguir adelante con cualquier rito religioso.

Acerca del adulterio 5:27–30

De la misma manera, el adulterio no se limita a quienes en realidad llevan a cabo el acto. El deseo del corazón es tan significativo como el hecho en sí. Dios quiere que tanto la mente como el cuerpo se mantengan puros y disponibles para Su uso.

Acerca del divorcio 5:31–32

Además, Jesús intenta comunicar una nueva perspectiva en cuanto al divorcio. Aprovecharon una cláusula del Antiguo Testamento, que Dios les dio para proteger a la mujer de los abusos paganos en cuanto a la separación del esposo, como un indicio de la aprobación de la mismo de parte de Dios. Jesús aclara que esto, produce un estado de adulterio y debe evitarse.

Acerca de los votos 5:33–37

Los votos se definen de nuevo conforme a la norma divina. Las tradiciones de los judíos en sí demostraron que eran necesarios por causa de la falta de honradez de la gente. Se utilizan, cuando los hombres ya no tienen confianza el uno del otro. Así que, la norma divina no se revela porque los votos se cumplan, sino por una fama de honradez que elimina la necesidad de ellos. En vez de jurar por cosas sobre las que no tienen ningún control, deben decir la verdad de tal manera que ya no sean necesarios estos juramentos.

Acerca de la venganza 5:38–42

La ley exigió un castigo semejante para recompensar el mal hecho a otros. Esta ley se había convertido, en la práctica judía, en el derecho de venganza de parte de la persona ofendida. Tales actitudes vengativas no reflejaron el propósito de Dios para Su pueblo. Dios sería glorificado por una actitud dispuesta a aceptar el maltrato de parte de otros. Deben manifestar amor para los demás, no importa lo que les hayan hecho.

Acerca del amor para los demás 5:43–48

El principio anterior abre la puerta al último, y el más importante de todos que Jesús quiere que comprendan. El precepto del amor para su prójimo se había convertido en una ley promoviendo las relaciones recíprocas: amar a quienes le aman. Jesús enseña que el amor verdadero no pide ninguna recompensa. El pueblo de Dios debe manifestar un amor distinto: deben amar a sus enemigos también.

 

Su Rechazo de la Práctica de los Fariseos 6:1–7:6

No sólo rechaza Jesús sus tradiciones; sino también su práctica. La causa mayor de esta repulsa es que su práctica se conforma a las normas humanas; no a las divinas. Su estilo de vida se basa en las apariencias externas, en la búsqueda de algún provecho personal y en una evaluación, según las normas humanas.

Jesús principia con una evaluación de los ritos religiosos (6:1–18). Estos ritos se presentan como un espectáculo público, con el fin de conseguir prestigio personal.

Los Ritos Hechos Al Publico Ya Tienen Su Recompensa Las Obras Hechas Para Honrar A Dios Seran Recompensadas Por Dios

Acerca de la limosna 6:1–4

Dan limosnas, pero no por causa de su compasión hacia los pobres, sino para que los hombres los vean y los alaben por sus buenas obras. Deben dar en secreto para que su obra de amor sea recompensada por Dios.

Acerca de la oración 6:5–15

Sus oraciones también se presentan para llamar la atención de los hombres, en vez de conversar con su Dios. Deben orar en privado de tal manera que solo Dios se dé cuenta de sus actos. Entonces, podrán ser recompensados adecuadamente.

Tampoco deben emplear las repeticiones vanas de una religión de ritos. Orarán de una manera directa, expresando sus necesidades y deseos. Tales deseos deben ser una reflexión de los de Dios Mismo y de una relación adecuada a Su plan.

Acerca del ayuno 6:16–18

De la misma manera el ayuno no debe practicarse para llamar la atención de los hombres, sino como una expresión de los deseos profundos del corazón del individuo frente a Dios. En este aspecto, tal como en los otros, tenían una práctica equivocada. Su meta estaba mal dirigida.

Acerca de las riquezas 6:19–34

El segundo problema mayor en cuanto a la práctica de los líderes de Israel, se manifiesta en Su corrección acerca de las riquezas. Habían dado una prioridad mayor a la búsqueda de ganancia personal, que al servicio a Dios (6:19–24). Así que, servían a la riqueza, en vez de a Dios.

Cristo les exhortó a dejar de preocuparse por las riquezas y a confiar en Dios (6:25–34). Si dieran la prioridad indicada al servicio de Dios, El se encargaría de lo demás; proveería todo lo que necesitaran.

LA RIQUEZA MATERIAL SE PIERDE EL TESORO QUE DIOS DA PERDURA PARA SIEMPRE

Acerca del juicio de los demás 7:1–6

finalmente, Cristo señala el tercer problema en cuanto a la práctica de los líderes religiosos de Israel. Se han dedicado a juzgar a los demás. Deben de haberse preocupado por lo que Dios quisiera lograr en sus propias vidas. En vez de examinarse y corregir sus debilidades, se han justificado y dedicado a atacar a los demás. Quienes quieren participar en el reino de Dios deben purificarse a sí mismos y tratar de ayudar a los demás; no destruirlos.

ES MAS FACIL QUITAR LA PAJA DEL OJO DE SU HERMANO DESPUES DE QUITAR LA VIGA DEL SUYO SU INSTRUCCION PARA LOS ACEPTADOS 7:7–27

La evaluación de los líderes religiosos de Israel ha demostrado claramente que la justicia de los escribas y fariseos no era suficiente para entrar al reino de Dios. Después de terminar este análisis, Cristo presenta la conducta que se espera de quienes lograrán ingresar en el reino. Estas instrucciones no se presentan como requisitos para llegar. Indican el estilo de vida que se observará entre la clase de personas que lograrán hacerlo.

La Importancia de Buscar 7:7–11

La primera característica de quienes entrarán al reino de Dios es que reconozcan la importancia del reino y busquen cómo entrar. La implicación de esta enseñanza es que sus líderes no lo han hecho. Han buscado la ganancia personal en la vida.

La Importancia de Servir a Otros 7:12

La segunda característica se presenta como un resumen de todo lo que la ley y los profetas requieren del pueblo de Dios. Deben servir a los demás, tal como quieren que los demás hagan.

La Importancia de la Puerta Estrecha 7:13–14

En tercer lugar, Jesús les advierte que el camino que lleva al reino no es popular. No es que las grandes multitudes van a seguir. Tendrán que andar en un sendero solitario porque la gran mayoría anda por el camino ancho que lleva a la destrucción. La entrada al reino es por la puerta estrecha.

La Importancia de los Frutos 7:15–23

La cuarta característica de quienes entrarán al reino es que produzcan buen fruto. Muchos dirán que merecen el pase en base a su servicio al Rey. Sin embargo, sus vidas demuestran que no pertenecen a El y que no lo merecen. Serán rechazados.

La Importancia de Poner en Práctica Sus Palabras 7:24–27

Finalmente, quienes entrarán al reino de Dios serán aquellas personas que reconozcan las palabras de Cristo y que las pongan en práctica. Quienes no lo hagan, serán destruidas en el día del juicio.

Debemos tomar nota de nuevo que en estas enseñanzas, Cristo no está presentando los requisitos para entrar al reino. Nadie podría cumplirlas todas al pie de la letra para poder pasar.

A través del sermón, el ingreso al reino se recibe por la fe. Sin embargo, tal fe producirá estas características en la vida de la persona que confía en El de verdad. Por eso, son pruebas válidas para determinar quién pertenece al reino de Dios. Sin la transformación de la vida que el Espíritu de Dios produce, nadie podría vivir esta clase de vida jamás.

LA REACCION DE LA MULTITUD 7:28–29

Al terminar Cristo este mensaje, la gente estaba maravillada por causa de Su enseñanza. Enseño con autoridad de una manera que nunca habían escuchado antes. Los escribas instruyeron como intérpretes de lo que otros habían escrito. No podían hablar con una autoridad definitiva. Aquí estaba el Autor de la Palabra. Sabía exactamente lo que quería decirles. Nunca habían oído una doctrina así. Por eso, la enseñanza única de Jesús se suma a las otras pruebas que es El Mesías. Debemos confiar en El.

¡PENSEMOS!

En el Sermón del Monte se presenta una lista larga de las características de los que entrarán al reino. El Mismo Dios que podía producir tal fruto en el hijo de Dios de esa generación lo puede producir hoy también. Dios todavía quiere ver esta clase de vida en Sus hijos.

Revise las características señaladas en este estudio y evalúe su propia vida a la luz de ellas. ¿Habrá alguna área de su vida en que Dios quiere hacer algún cambio? Al identificar el cambio que Dios quiere producir, pídale Su ayuda para lograrlo. ¿Cuáles pasos debe tomar para hacerlo? ¿Qué podría hacer hoy para empezar?

Estudio del evangelio de San Mateo… Introduccion, cap. 1 al 4

Mateo 1:1–4:25

El anuncio del nacimiento de un rey siempre es una noticia de gran importancia para cualquier pueblo. En el pueblo escogido de Dios este anuncio fue motivo de gran expectación y esperanza. La gente que esperaba ver la redención de Israel y el cumplimiento de las promesas de Dios para su pueblo, escuchó este aviso con gozo. Sin embargo, no todos estaban listos para Su venida.

Después del período de la reconstrucción descrita en el Antiguo Testamento, cuando el remanente de Israel regresó a la tierra prometida, hubo una época de silencio de aproximadamente cuatrocientos años, durante los cuales Israel mostró un ritualismo frío e incredulidad.

Durante estos años, Dios mandó a otras naciones, especialmente a los tolomeos de Egipto, a los seleucos del norte, y a los romanos, para disciplinarles y exhortarles a volverse a El. Al final de este tiempo de cuatrocientos años, Dios intervino y mandó a Su hijo para cumplir Sus promesas.

Ese período se distinguió por el descontento con la situación contemporanea bajo la autoridad de Roma y por la esperanza de que el Mesías vendría pronto para salvarles y darles la victoria prometida sobre sus opresores.

Al llegar El Mesías, El cumplió con lo que Dios les había prometido, y no se conformó con lo que querían. Por tal razón, lo rechazaron. El desprecio a Jesús resultó de nuevo en el juicio divino en contra de ellos mismos. La destrucción de Jerusalén, que se efectuó en el año 70 d.C. y que fue terminada definitivamente en 135 d.C., cerró para siempre el período de la esperanza.

EL PROPOSITO DEL LIBRO DE MATEO

Cuando Mateo escribió este mensaje a sus oyentes, quería resolver un problema que les molestaba. Escribe después de la muerte de Cristo, durante una época en que la esperanza mesiánica había sido fuerte. A base de Zacarías 9–10, y algunas otras profecías del Antiguo Testamento, esperaban una restauración de tres pasos principales: regreso a la tierra prometida, venida del Mesías, y al fin, bendición.

Los judíos del primer siglo tenían un problema. Habían regresado a la tierra prometida muchos años antes. La esperanza del Mesías era fuerte, pero los años pasaban y El Mesías no llegaba. Por lo tanto, tampoco venían las bendiciones prometidas.

Los judíos cristianos solo lograban un poco más. Habían regresado a la tierra prometida. El Mesías vino, al nacer Jesucristo. Sin embargo, tampoco experimentaron las bendiciones prometidas que iban a acompañar al reino mesiánico. ¿Qué pasó en cuanto al plan de Dios? ¿Les habría fallado Dios?

Mateo escribió para contestar su pregunta. En breve, su respuesta fue que el Mesías había llegado, pero Su pueblo lo rechazó. Por eso, El les rehusó también y empezó una nueva forma del reino. Serían disciplinados por causa de su rebelión y restaurados más tarde.

El mensaje del libro contiene dos temas mayores. Primero, demuestra que Jesús es el Mesías que Dios había prometido. Segundo, explica qué le ha pasado al plan de Dios para Su pueblo, Israel.

Parece que había tres propósitos principales que Mateo tuvo al escribir el libro. Primero, que el lector judío reconociera que Jesús era su Mesías y que confiaran en El. Segundo, que la iglesia primitiva entendiera su función dentro del programa de Dios. Tercero, que los oyentes tomaran el mensaje que Mateo les había presentado y que lo utilizaran para hacer discípulos de todas las naciones, tal como Cristo les había ordenado.

LA ESTRUCTURA DEL LIBRO DE MATEO

La estructura lógica del libro se señala por el uso repetido de la frase “Cuando terminó Jesús…” Esta frase se repite en 7:28; 11:1; 13:53; 19:1; y, 26:1.

Las divisiones mayores del libro, basadas en este bosquejo estructural son: la identificación del Mesías (1–7); el ministerio del Mesías (8–10); el rechazo del Mesías profetizado (11–13:52); la oposición al Mesías (13:53–18:35); la presentación del Mesías (19–25); el rechazo del Mesías realizado (26–27); y, la resurrección del Mesías (28).

LA IDENTIFICACION DEL MESIAS

Mateo empieza a contestar la pregunta en cuanto a lo que pasó con el plan de Dios con un resumen de la evidencia que demuestra que Jesús era el Mesías (1:1–7:29). El testimonio viene de muchas fuentes distintas. Algunas de ellas no parecen ser las más probables para querer apoyarle (1:1–4:25).

El Testimonio de Su Genealogía 1:1–17

El libro principia con lo que parece ser una imitación intencional de la estructura de Génesis. Mateo describe el libro como el de la genealogía, o sea, de las generaciones de Jesucristo. Esta historia está relacionada, en la opinión del autor, con la de los patriarcas de Israel, quienes también se presentan de esta manera en Génesis.

Entonces, Mateo presenta en síntesis el significado de la genealogía que piensa describir. Jesús es descendiente tanto de David como de Abraham. Siendo descendiente de ellos, es el heredero de todas las promesas de Dios. Por eso, la genealogía de Jesús testifica de Su derecho a tomar posesión del trono de David, y a ser el Mesías de Israel.

SU DESCENDENCIA DEMUESTRA QUE JESUS ES EL MESIAS

En medio de esta lista aparecen cuatro mujeres: Tamar, Rahab, Rut y Betsabé. Cada una de ellas representa una historia significativa del Antiguo Testamento. Cada una nos recuerda de la grandeza de la gracia de Dios. Ningún judío se atrevería a rechazar la participación de ninguna de estas mujeres en la genealogía del Mesías porque ya contaban con el apoyo bíblico. María también, la madre de Jesús, se añade legítimamente a esta tradición de mujeres santas que participaron en las generaciones del Mesías.

El Testimonio de Su Nacimiento 1:18–25

La manera sobrenatural en que Dios actuó para realizar la concepción de Jesús también da evidencia de que Jesús era el Mesías. Su madre no lo concibió en la forma normal. El Espíritu Santo hizo una obra milagrosa en ella para que naciera este hijo (1:18)

SU NACIMIENTO DEMUESTRA QUE JESUS ES EL MESIAS

Cuando José, su prometido, se dio cuenta del embarazo, le inquietó bastante. ¿Se puede imaginar cómo responderíamos nosotros al pasar por una situación igual a ésta (1:19)? Se observa el fruto del carácter cristiano en este varón de Dios. Siempre busca lo mejor para ella, sin ninguna clase de venganza.

Dios le confirma a José la naturaleza divina del nacimiento de Jesús por medio de un ángel (1:20–21). Dios le hace un participante en este plan también. José le dará el nombre que anuncia al mundo el propósito de Dios en el nacimiento de Su Hijo. Le llamará “Jesús”, es decir, “Jehová salva”, porque sería el instrumento a través del cual Dios salvará a Su pueblo de sus pecados.

Este testimonio del ángel fue confirmado también por las Escrituras (1:22–23). Una de las mayores confirmaciones de que Dios estaba actuando en el nacimiento de Jesús, era la conformidad al plan de parte de José, un varón justo del pueblo de Israel. En medio de una sociedad donde prevalecía la actitud del “machismo”, aceptó el testimonio y recibió a María como esposa (1:24–25).

El Testimonio de los Magos 2:1–12

Aun algunos líderes de otras naciones fueron convencidos por la naturaleza de la aparición de una estrella extraordinaria que confirmó el nacimiento del Mesías de Israel. Los “magos” eran líderes políticos y religiosos de sus pueblos. Al ver la evidencia en el cielo, hicieron un viaje largo para adorar a este nuevo rey extraordinario que había nacido (2:1–2).

Al oír esta noticia, Herodes estaba asustado e hizo planes para tratar de eliminar cualquier amenaza a sus dominios (2:3–8). El Antiguo Testamento confirmó el lugar del nacimiento del Mesías. Así que, sin querer, aun Herodes dio testimonio de que Jesús era El Mesías. Como líder político del pueblo de Dios, quiso eliminar la competencia.

Cuando los magos llegaron a Belén, la estrella les dirigió al lugar donde Jesús estaba y lo adoraron (2:9–11). Aunque el pueblo de Dios estaba dormido y no se dio cuenta del significado de lo que sucedía en medio de ellos, los magos extranjeros y un rey pagano estaban conscientes del significado de Su nacimiento. Dios demostró su propio interés en lo que sucedía al proteger a Jesús del complot de Herodes (2:12).

LOS POLITICOS PAGANOS DEMUESTRAN QUE JESUS ES EL MESIAS

¡PENSEMOS!

Aun cuando los líderes paganos reconocieron y respondieron correctamente el plan de Dios, los israelitas no hicieron lo que se habría esperado de Su pueblo. No se dieron cuenta de lo que Dios estaba haciendo en el mundo, ni de lo que esperaba de ellos. Es fácil echarles la culpa. Sin embargo, si hubiéramos estado presentes, ¿Qué habríamos hecho? ¿Cuáles pasos debemos tomar para estar seguros de escuchar la voz de Dios y ponernos de acuerdo con Su plan para el mundo hoy?

El Testimonio de las Ciudades Visitadas 2:13–23

La evidencia que Jesús es El Mesías sigue a través de los viajes que hizo con sus padres durante Su niñez. Dios le protegió de la oposición de Herodes al mandarles a Egipto (2:13–15). Este viaje resultó en el cumplimiento del principio establecido en el Antiguo Testamento que el “hijo de Dios” es uno que ha sido Ilamado por Dios para salir de Egipto. Egipto se reconoce como el lugar de la esclavitud. Dios había sacado de allí a Su hijo Israel. Ahora, de nuevo, Dios saca a Su Hijo, Jesús, de allí también.

La intervención divina para proteger a Su Hijo se observa en la protección de la muerte que amenazaba por parte de Herodes (2:16–18). Después de la muerte de Herodes, Ilevarón a Jesús a la casa de sus padres en Nazaret (2:19–23).

La descripción de Jesús como Nazareno no se basa en ningún pasaje específico del Antiguo Testamento que se refiera directamente a este hecho. Sin embargo, es obvio que Mateo considere que se cumple una revelación profética. La cita puede referirse a la raíz del título que presenta al Mesías como el “vástago” (Is. 11:1). Otro posible significado para esta cita es que se refiere a la actitud que Israel manifiesta hacia El, tal como lo haria a cualquier judío que viniera de Galilea. Todos eran despreciados. Ser conocido como un nazareno habría tenido una implicación de rechazo de parte de los judíos contemporáneos de Cristo (Is. 53:2).

LAS CIUDADES VISITADAS DEMUESTRAN QUE JESUS ES EL MESIAS

El Testimonio de Juan 3:1–12

Juan el Bautista es el siguiente testigo que Jesús es El Mesías. Vino anunciando el reino. Su mensaje era el que el Antiguo Testamento decía que Elías vendría predicando en los días finales, para preparar el camino para la venida del Mesías (3:1–4). Cuando el pueblo oyó el mensaje de Juan, respondió confesando sus pecados y siendo bautizado (3:5–6).

Los líderes de Israel salieron al lugar donde Juan predicaba para ver qué hacía. No se presentaba ninguna evidencia de que querían recibir el mensaje de Juan. La pregunta que Juan les hace es sarcástica. Sabía perfectamente bien porqué habían llegado. No vinieron a arrepentirse, sino a observar y a buscar una forma aceptable de pararlo.

Sin embargo, Juan cumplió con el ministerio que Dios le había encomendado y preparó el camino para la venida del Mesías (3:7–12). Les condena por su incredulidad y desobediencia. Si continúan por el mismo camino, serán juzgados y destruidos.

JUAN EL BAUTISTA DEMUESTRA QUE JESUS ES EL MESIAS

El Testimonio de Su Bautismo 3:13–17

Dios Mismo añadió Su propio testimonio de que Jesús era el Mesías cuando se bautizó. El bautismo de Jesús no era igual al que practicaba Juan. Por eso, Juan no entendía lo que Cristo hacía y trató de someterse al bautismo por Cristo, para identificarse con El; no lo contario (3:13–14). Sin embargo, Cristo insistió en la importancia de este evento (3:15).

Este bautismo representaba la presentación pública de Jesús al Padre para Su servicio. Jesús estaba listo y llenaba los requisitos indicados para presentarse a Dios para este ministerio. Dios confirmó el acto al hablar desde el cielo para demostrar Su aprobación de Jesús. El Espíritu Santo también descendió sobre El en preparación para el ministerio que comenzaba (3:16–17).

DIOS MISMO DEMUESTRA QUE JESUS ES EL MESIAS

El Testimonio de Satanás 4:1–11

Aun Satanás cuenta entre quienes dan testimonio que Jesús es el Mesías. Reconoce la importancia de Jesús en el programa de Dios. Las tentaciones lo dan por sentado. Las usa para tratar de impedir el propósito de Dios. Le anima a funcionar de una manera independiente del Padre y Su plan. Al rechazar la tentación a someterse al programa de Satanás, Jesús provee otra evidencia más de que El era el siervo de Dios.

La tentación en cuanto al hambre 4:1–4

Satanás tentó a Jesús a usar Su poder sobrenatural para satisfacer un deseo natural de Su propia carne. Tenía suficiente razón para hacerlo y el poder necesario. Jesús rechazó la tentación porque no era el plan de Dios que comiera en ese momento. Al llegar el tiempo indicado Dios proveería la comida. Era más importante someterse al plan de Dios y glorificarle por medio de Su obediencia.

La tentación en cuanto a Su autoridad 4:5–7

La segunda tentación fue la de demostrar Su poder delante del pueblo al echarse desde el pináculo del templo y salir ileso. El pueblo vería Su autoridad sobrenatural y lo establecerían como su Mesías. Aunque tenía todo el derecho para hacer tal acto, tampoco era la voluntad de Dios.

La tentación en cuanto a Su misión 4:8–11

Finalmente, Satanás le ofrece todos los reinos del mundo, si le adora. Esta promesa será cumplida algún día de todos modos. La diferencia es que recibiría lo mismo, pero sin el atraso y sin la agonía de la cruz. De nuevo, Cristo se somete a la voluntad de Dios para Su vida. No cambiará Su plan, no importa qué recompensa le pueda ofrecer Satanás. La sumisión de Jesús al Padre confirma Su identificación como El Mesías. Así que, Satanás le deja por un rato.

SATANAS MISMO DEMUESTRA QUE JESUS ES EL MESIAS

¡PENSEMOS!

Satanás le ofrecía a Cristo todo con tal que dejara el plan de Dios para Su vida para servirle. Le ofrecio:

* La satisfacción de los deseos naturales.

* Popularidad y el respeto de la multitud.

* Poder sobre todo el mundo.

Parece incluir todo lo que se puede querer en esta vida.

Sin embargo, Cristo vio Su vida desde la perspectiva divina. Supo el plan de Dios para Su vida. Conoció la Palabra de Dios. Supo valorar correctamente lo que Satanás le ofreció. Por lo tanto, rechazó la tentación y persiguió el plan y la gloria de Dios.

¿Con qué recompensa le tienta Satanás a usted?

¿Cómo podemos responder a estas tentaciones para salir triunfantes?

El Testimonio de Sus Seguidores 4:12–22

Habiendo terminado su período de prueba, Jesús deja el desierto para empezar su ministerio en Galilea. La esencia de Su mensaje era que el reino estaba cerca (4:12–17). Todo lo necesario para iniciarlo estaba arreglado ya. Sólo hacía falta que el pueblo lo reconociera como El Mesías y que le proclamara rey para que empezara a gobernar.

Al comenzar el ministerio de Jesús, se presenta otra evidencia más, que es El Mesías: la respuesta de los primeros discípulos a Su llamado (4:18–22). Pescadores que aparentemente habían logrado el éxito en ese negocio, reconocieron Su autoridad y dejaron todo atrás para identificarse con El. Jesús les da la promesa de que participarán con El en la pesca de los hombres.

LOS PRIMEROS DISCIPULOS DEMUESTRAN QUE JESUS ES EL MESIAS

El Testimonio de Sus Obras 4:23–25

La presentación de la evidencia termina con un resumen de las obras que Jesús hizo en este período inicial del ministerio. Jesús predicaba el mensaje que el pueblo había estado esperando: las buenas nuevas que el reino de Dios estaba cerca. Ya iba a principiar.

Este mensaje fue confirmado por señales sobrenaturales (4:23–24). Como resultado, grandes multitudes le estaban siguiendo, llenas de esperanza (4:25). Venían a El de todas las regiones de Israel. La evidencia sobreabundaba. ¡El Mesías de Israel había llegado!

SU MENSAJE Y OBRAS DEMUESTRAN QUE JESUS ES EL MESIAS

¡PENSEMOS!

La lista de evidencias que Mateo presenta para demostrar que Jesús era El Mesías de Israel, el Salvador del mundo, es larga. Parece demasiado grande; casi aburrida. Todas estas fueron observadas por muchos testigos que lo podrían confirmar o negar. No hace falta la evidencia. El problema de la incredulidad nunca se basa en la evidencia. Existe amplia prueba para cualquier persona que quiere saber la verdad. Cristo dice que el que busca encuentra. El que quiere hacer la voluntad de Dios sabrá si el mensaje de Cristo es cierto.

Repase los primeros cuatro capítulos de Mateo. Haga una lista de todas las evidencias que encuentre descritas allí que Jesús es el Mesías, el Salvador enviado por Dios.

¿Habrá suficientes motivos para confiar en El? ¿Ha creído en Cristo como su propio Salvador?

Si no está seguro de que Cristo es su propio Salvador, ¿Por qué no hacer esta decisión hoy?

Si ya lo ha hecho. ¿Para qué le sirve esta evidencia que Mateo señala? ¿Cómo debe afectar este conocimiento nuestro testimonio frente a quienes no conocen a Cristo?

Que cosa “NO ES” el matrimonio

Explicar las cosas por el principio de contraposición (contraponer) es algo que me gusta hacer… esto aclara muchos malos entendidos ayudándonos a enfocarnos en lo que relamente es importante.

 ¿Que cosa NO ES el matrimonio?

  • No es solo un “contrato legal” (firmar un papel) y es mucho más que una bendición pastoral.

La ley danesa hace una diferencia entre el acto matrimonial (el “matrimonio” propiamente dicho solo se celebra en la iglesia) y el “contrato” matrimonial (que se celebra en la comuna).

Las leyes protectoras dice en casos de problemas graves si se esta viviendo en concubinato durante un tiempo mayor a 5 años, la ley aplica a los conyugues las mismas leyes que una matrimonio legal. Porque los “concubinos” son un matrimonio “de facto” (de hecho y práctica).

Definitivamente el matrimonio no es solo un pedazo de papel que se firma y tampoco es solo la boda o el momento de la ceremonia en una iglesia.

La persona que piensa esto, se encontrará con la sorpresa de que un pedazo de papel (el papel que se firmó) o la oración de bendición hecha por le pastor en la ceremonia no pueden mantener un matrimonio firme. Con la oración de bendición y con los papeles firmados hay matrimonios que han fracasado. Una ves que se terminan las fotos de la ceremonia, los lindos recuerdos de la fiesta, la comida y las felicitaciones, la dura realidad del matrimonio nos espera en solo a la vuelta de la esquina. El matrimonio es la primera institución humana establecida por Dios en las escrituras. Pero es mucha más que un papel y una ceremonia, la institución del matrimonio fue hecho pensando en el beneficio exclusivo del ser humano. El principal beneficiado con tener un buen matrimonio somos nosotros mismos.

  • El matrimonio “no es” una manifestación cultural. Y “no es” solo una práctica religiosa.

Existen muchas naciones bajo el cielo y todas ellas tienen costumbres muy especiales y diferentes entre sí. Hay culturas que consideran una determinada acción como “fea” o incorrecta, pero en otros lugares la misma acción perece una hermosa y correcta.

En Argentina, una de las comidas más interesantes para probar es el asado (el grill) de los órganos internos de la vaca (el estomago, los intestinos delgados y intestinos gruesos, los riñones, el corazón etc….). El asado de “achuras” es uno de los platillos favoritos y especiales de la zona del litoral Argentino. Pero, comer esta clase de comida no entra dentro de las experiencias turísticas más atractivas para personas de Escandinavia.

En el Japón, la tradición dice que las esposas deben caminar 3 pasos atrás del marido.

Incluso, los suegros (los padres del marido) tienen el mismo derecho que el marido para reprochar, corregir y hasta de castigar a la esposa si fuere necesario. Esto llevó a que muchas esposas se convierten en sirvientas del los padres de sus esposos.

Es una tradición muy importante que los hijos varones vivan en la casa de los padres del esposo, incluso después de casados.

También en el Japón hay casos en los cuales “el contrato matrimonial” tubo un lapso de tiempo determinado (hay casos históricos de la política del Japón de contratos matrimoniales de 999 años).

El ser humano puede vivir rodeado de diferentes climas: frío polar, calor tropical, ríos caudalosos, áridos desiertos, altas montañas, verdes llanuras, mares tempestuosos, etc… pero, en todo lugar el ser humano tiene las mismas necesidades emocionales. No importa si tenemos dinero o si somos pobres, el ser humano es ESCENCIALMENTE IGUAL en todo el planeta tierra. En todo lugar y cultura el ser humano vive en una pareja y constituyen una familia. El ser humano, naturalmente, desea estar acompañado (no quiere estar solo).

Definitivamente, el matrimonio, es más que una manifestación cultural o una ceremonia religiosa.

  • El matrimonio, No Es Solamente una “unión sexual”.

Hace algunos años, un muchacho me dijo algo que me ofendió mucho, pero que a la vez reflejó duramente el concepto que tienen los no creyentes acerca del matrimonio.

Este muchacho me dijo: “Los evangélicos se casan solo porque quieren tener sexo”.

El sexo no es la razón por la cual nos casamos. El sexo es parte del matrimonio (una parte importante) pero no es la única razón por la cual nos casamos. Dios nos creó como seres sexuales (sexuados), pero marcó los límites del uso del sexo al matrimonio.

Comparación entre el pecado de la gula y la fornicación: Desde la antigüedad, el ser humano ha buscado recibir placer utilizando los sentidos de su cuerpo. Los antiguos egipcios, babilonios, persas, griegos, romanos, etc… tenían por costumbre celebrar grandes banquetes para conmemorar un acontecimiento importante. Estos banquetes podían durar días, semanas o inclusive meses enteros. Ahora, la pregunta es: ¿Cómo podían comer durante tanto tiempo, si en estomago humano solo soporta un determina carga de alimento?. El estomago humano esta hecho para soportar una determinada carga de alimento y luego necesita tener un “receso” para poder procesar dichos alimentos. El secreto estaba en que aunque ellos comían manjares durante horas, y cuando el estomago estaba lleno, se forzaban a vomitar (vaciar el estomago) y luego de un enjuague bucal, seguían comiendo.

Dios nos dio un estomago y debe ser saciado cuando tiene hambre. Pero no nos pidió que usemos nuestros estómagos para sentir el placer del comer!

De la misma manera debemos pensar acerca del sexo. Dios creó el sexo para ser usado (dentro de un marco correcto) pero no fue dado para que el sexo sea la razón de vivir.

  • El matrimonio “no es” un compromiso “por la eternidad”

Es un poco incómodo escuchar en los círculos cristianos frases como “te amaré eternamente”.

O: “…Cuando vaya al cielo voy estar con mi esposa por la eternidad”.

Si bien son frases muy románticas y tiernas, estas ideas reflejan un desconocimiento de lo que es el matrimonio de acuerdo a la Biblia. Como ejemplo bastará solo mencionar las palabras de Jesús en Mt. 22. 23 al 30, en donde dice claramente que en cielo no estaremos casados (creo que con la vida de casados en esta tierra ya es suficiente!)

Un hombre hace algunos años, un locutor de radio muy famoso del Paraguay, me dijo que le encantaba estar casado. Por esa razón se había casado ¡3 veces!. Le pregunte porque 3 veces? (si con una sola vez vasta y sobra!)

El me contesto que no sabia porque razón, siempre después de casarse, la situación con su esposa cambiaba repentinamente.

Me dijo:

En el noviazgo todo iba de mil maravillas, pero hasta solo hasta que firmamos los papeles del matrimonio.

Entonces…. el ángel se convertía en demonio.

Lo lindo de ella pasaba a ser feo.

La libertad que teníamos, lentamente comenzaba a convertirse en desinterés.

La preocupación y el respeto, lentamente eran reemplazados por celos y recriminaciones.

Lo atractivo comenzaba lentamente a transformarse en algo sin sabor….

Continuó hablándome, pero ahora en un tono un poco más triste:

Con mi ultima, esposa, … realmente estaba convencido que iba a funcionar. Pero, no fue así.

Después de 3 matrimonios y varios intentos de vivir con otro persona, estoy convencido que “tener un buen matrimonio es una cuestión de suerte”. Estoy convencido de que “no todos” estamos hechos para el matrimonio.

Lo que me lleva a la pregunta inicial:

¿Tener un matrimonio feliz es cuestión de buena suerte?

¿Tener un matrimonio saludable es como sacarse la lotería?

Una pregunta para responder en la intimidad de nuestros corazones.

Porción tomada de mi estudio bíblico para la familia hechoy  editado para la iglesia Comunidad Cristiana de Copenhague, año 2010.

Una Mala Elección

Pero el rey respondió al pueblo duramente, desechando el consejo que los ancianos le habían dado, y hablándoles conforme al consejo de los jóvenes, les dijo: «Mi padre agravó vuestro yugo, pero yo lo haré más pesado aún; mi padre os castigó con azotes, pero yo os castigaré con escorpiones». 1 Reyes 12.13–14
ancianos
Una persona que asume responsabilidad en un puesto que nunca antes ha ocupado hace bien en buscar quien lo oriente. Este es prácticamente el único paso acertado que tomó Roboam cuando falleció su padre Salomón. Antes de tomar la decisión sobre qué camino recorrer buscó el consejo de los que estaban cerca. Los ancianos, que conocían los excesos de Salomón, recomendaban un camino de mayor compasión y bondad. Los jóvenes, quizás inflados por el mero hecho de haber sido consultados, recomendaron «mano dura».
Estas dos posturas ilustran bien la diferencia que distancia a una generación de otra. Los jóvenes, que están en la etapa de los sueños y el idealismo propio de los inocentes, frecuentemente creen poder descubrir un camino que nadie ha recorrido. Desprecian la experiencia de otros porque creen que su propuesta, tal como ellos la presentan, nunca ha sido intentada. Creen en los imposibles: un mundo de paz, una tierra sin contaminación y una sociedad gobernada por el amor. Todas las propuestas padecen del mismo mal: no han sido probadas en el crisol de la vida y por lo tanto no pasan de ser simples sueños.

Por otro lado están los ancianos, los que han transitado una buena porción del camino que le toca recorrer a cada ser humano. La vida los ha golpeado. Han sufrido una interminable sucesión de contratiempos, obstáculos, infortunios e injusticias. Se han visto obligados a aceptar que la vida no resultó tan sencilla ni tan maleable como esperaban. Han sido expuestos a suficiente cantidad de situaciones como para opinar con cierto grado de inteligencia, sin ser expertos ni haber estudiado con cuidado las particularidades de cada caso.

En el pasaje de hoy, los ancianos recomendaban un camino que no tenía nada de revolucionario, ni extraordinario. Era el camino de la mansedumbre, la consideración y la sencillez. El camino de los jóvenes parecía mucho más atrevido y garantizaba, a corto plazo, resultados impresionantes. Desafortunadamente, Roboam escogió este segundo camino. El resultado fue que dañó irreparablemente las relaciones con las tribus del norte. El descontento eventualmente produciría una infranqueable división en la nación de Israel.

Vivimos en una época donde la persona de trayectoria es tratada cada día con mayor desprecio. Los mayores y los ancianos son contemplados con lástima, más que con respeto. Su opinión es considerada «pasada de moda». La Palabra, no obstante, nos anima a atesorar el camino recorrido por los mayores, a ofrecerles el respeto que merecen por haber transitado mayor distancia que nosotros en la vida. Esto no quiere decir que estamos obligados a hacer lo que ellos recomiendan. Pero la persona sabia escuchará con cuidado lo que tienen que decir: seguramente su perspectiva enriquecerá la nuestra y, en ocasiones, nos salvará de cometer errores innecesarios.

Para pensar:
¿Qué lugar ocupan los mayores en nuestras vidas? ¿o en su congregación? ¿Qué clase de diálogo existe con ellos? ¿De qué manera se les honra?

La familia y la Biblia… una meditación sobre los preconceptos bíblicos de los imigrantes cristianos.

Preconceptos del matrimonio y la familia. question

El problema invisible con el cual nos enfrentamos en cada tema importante del cristianismo es que

cada persona se presenta delante de la Biblia con un bagaje (una mochila) importante de ideas preconcebidas y conclusiones a priori (en primeras instancias) antes de comenzar cualquier investigación objetiva. Los “preconceptos” con los que encaramos diferentes temas de la Biblia, son

las líneas directrices invisibles que nos llevan muchas veces a conclusiones equivocadas y a veces interpretaciones contrarias a la Biblia misma. (Leer los “preconceptos” de Pedro con respecto a los gentiles en Hechos 10: 9 al 23)

 

Muchos estudian el tema del matrimonio partiendo desde la antropología social, pero es imposible apartar estos dos conceptos (hombre, mujer, matrimonio y familia) sin atacar o desvirtuar las bases de la enseñanza bíblica acerca “qué cosa es” la raza humana. La concepción bíblica de “quién es el ser humano y para que fue creado” debe entenderse de forma clara y rotunda para poder entender el concepto del “matrimonio y la familia”.

 

Hay mujeres tienen expectativas muy altas acerca de sus maridos, esperan de ellos cosas que jamás podrán obtener por la simple razón de que no fueron hechos satisfacer esas expectativas. Hay maridos que sienten que sus matrimonios son un tormento y que jamás serán felices con sus parejas. Mujeres insatisfechas con sus maridos, y hombres desesperadamente decepcionados con sus matrimonios, son una constante en los matrimonios de hoy en día (incluso en los cristianos)

 

Matrimonio y familia son conceptos que están unidos de forma “inseparable” al ser humano. No podemos enfrentar este tema sin tener que hablar del punto de vista bíblico acerca de “quién y qué” es el ser humano.

 

La antropología como materia científica aporta muchas informaciones de valor incalculable para el

desarrollo y comprensión de la vida social del ser humano, pero siempre debemos estar atentos de que los conceptos antropológicos que seleccionamos no esté viciado de preconceptos no bíblicos.

Encararemos primeramente, las premisas básicas de la enseña la Biblia acerca de “que es el ser humano”, “quién es el ser humano” (el hombre y la mujer) y “para que existen sobre este planeta”, para que fueron credos por Dios. Si podemos entender este punto, nos ayudará comprender cual es la función de Dios, cual es la función del hombre y de la mujer de acuerdo a la Biblia.

 

La Biblia es la autoridad “absoluta” para los hijos de Dios.

La Biblia es libro de Dios. Nosotros creemos que la Biblia contiene no solo la historia del “Amor de Dios” hacia el ser humano, sino que en la Biblia se encuentra escrita “la voluntad de Dios” para toda la humanidad (Jn. 15: 9 y 10). En el “libro de los libros”, Dios, creador del universo, deja plasmada su voluntad para todos los seres humanos. (Sal. 33: 6 al 9)

Muchos creyentes dice con sus bocas “creer que la Biblia es la única autoridad” y que es la voluntad de Dios escrita. Incluso cada domingo asisten al iglesia para escuchar exposiciones de la palabra de Dios. Pero, al mismo tiempo, también muchos buscan diferentes excusas para no tener que “practicar” (poner por obras) lo que la Biblia enseña.

 

Hay dos actitudes bien definidas cuando nos acercamos a la Biblia:

1) O nos dejamos “gobernar” por lo que ella dice y enseña.

2) O buscamos la forma de excusar nuestra situación delante de Dios (auto justificarnos). Si no vivimos de acuerdo a lo Dios reglamento en su Palabra, no existe un término medio. O le obedecemos o le desobedecemos. O Estamos con él o estamos en su contra. (Lc. 11:23)

“Lo que la Biblia dice es muy cierto, pero…. en mi caso es diferente…”

“Lo que la Biblia enseña es excelente, pero… yo no puedo personalmente hacer lo que dice.

“No me conviene hacerlo… No tengo fuerzas… no soy capaz de hacerlo”

“Lo que la Biblia dice es muy bueno en teoría, pero no se puede aplicar a mi vida hoy.”

 

Algunos creen que por el hecho de no tomar parte funcional con respecto a lo que la Biblia enseña (ignorándolo), están tomando un postura “imparcial” delante de Dios. (entiéndase imparcial como no inclinarse ni a favor ni en contra de los preceptos divinos)

En el caso del matrimonio y la familia son áreas muy conflictivas en todos los seres humanos. Entonces con este marco de referencia (el de la Biblia), emprenderemos nuestro viaje para encontrar cual es la referencia Bíblica para el matrimonio y cual es el ideal bíblico del matrimonio.

¿Que dice la Biblia sobre quién es el ser humano?

(Hombre y Mujer – Discrepancias sobre la “igualdad” y el “subordinamiento” de la mujer)

 

Si tomamos la Biblia como base para analizar que “cosa” es el ser humano, primeramente debemos hacer notar que la historia comienza con un principio (génesis). Podríamos hablar mucho acerca de Gn. 1:1, pero por el momento bastará con aclarar que este versículo es rotundo al exponer que Dios “creó los cielos y la tierra” desde la nada (y a partir de la nada). (ex nihilo)

Es bueno que entendamos porqué razón la Biblia comienza la historia de la existencia del Hombre mucho antes que este aparezca en escena. Note que el primer verso en el que aparece la palabra “Hombre” es en Gn. 1:27. Pero, la historia del hombre y Dios comienza desde mucho antes, desde cuando no existía nada de lo creado. (solo existía Dios, Jn. 1:1 al 5)

El verso uno comienza con los dos lugares o moradas de cada uno de los actores de la historia Biblia. Si los actores son Dios y el Hombre, debemos tener en claro que las moradas o habitación de ambos fueron creadas por Dios.

El término hebreo “bará”, que hace referencia a que Dios “hizo directamente con sus manos” (por decirlo de alguna forma explícita) y solo se emplea 3 veces en toda la Biblia.

Y en lo que respecta al ser humano, la Biblia aclara: “Varón y Hembra los creó” utilizando doblemente el término “bará” en el mismo versículo. Esto… rompe rotundamente con otra afirmación cultural acerca de que la mujer es una creación diferente (por no usar la palabra inferior) al varón (aunque volveremos más adelante con esta afirmación). Tanto el hombre como la mujer son, los dos, hechos por Dios directamente.

 

Existen hombres cristianos que defienden posturas anti bíblicas de que la mujer es “inferior al hombre” desde la creación. Pero esto no es bíblico.

Históricamente la exégesis bíblica (interpretación) sobre el tema de las relaciones hombre-mujer ha sido exclusivamente jerárquica. Solamente a partir de las dos últimas generaciones un número importante de exégetas (teólogos) han mantenido que las Escrituras enseñan “igualdad” y “sumisión mutua” en vez de jerarquía entre los dos sexos.

En el caso concreto de la mujer, durante muchos siglos de la cristiandad se defendió la postura de que la mujer ostentaba el “status subordinado” que se basaba en la idea de que la mujer es de naturaleza inferior al hombre. Hoy día, los que defienden dicha “subordinación” la basan en el concepto de “igualdad esencial y diferenciación funcional”, sin que por ello piensen que están atentando contra los supuestos hermenéuticos que usaban quienes defendían la inferioridad de la mujer estaban equivocados.

Así por ejemplo:

“Agustín de Hipona”1 pensaba que la mujer sola por sí misma, no es la imagen de Dios.

Para “Tomás de Aquino”2, decía que la mujer está de forma natural sujeta al hombre, porque en el hombre predomina la razón.

Este concepto, un poco triste sobre la mujer, no cambió mucho con la llegada de la Reforma de la iglesia.

Tanto “Martín Lutero” como “Juan Calvino” pensaban que la mujer era inferior al hombre.

Calvino decía: …“las mujeres por naturaleza (esto es, por la ley natural de Dios) nacen para obedecer, porque todos los hombres sabios siempre han rechazado el gobierno de las mujeres, como monstruosidad contranatura”.

Todos estos grandes hombres de Dios estaban convencidos de que sus puntos de vista descansaban en bases bíblicas, sin darse cuenta de que sus horizontes culturales (los preconceptos de sus contemporáneos) les habían conducido realmente a una exégesis errónea. La tradición, por tanto, no siempre nos deja los mejores ejemplos de exégesis (interpretación).

 

1 Agustín de Hipona (354-430) fue uno de los padres de la iglesia universal más importantes de la historia cristiana. Fue Él quien postuló de forma más clara y concreta la doctrina de la trinidad y la deidad de Cristo, entre otras muy importantes. Produjo más de 100 libros sobre teología, sin contar sus cartas y sermones.

 

2 Tomás de Aquino (1224-1274) fue doctor en teología y enseñó en la universidad de Paris, Roma, Bologna, Nápoles, entre otras universidades de renombre. Fue canonizado como “santo” de la iglesia católica romana.

¿Esto quiere decir que debemos abandonar el uso de la interpretación bíblica tradicional por que esta equivocada?. Definitivamente NO.

¿Se debe considerar que el abandono de una interpretación tradicionalista significa al mismo tiempo un abandono de la autoridad bíblica? Muchos evangélicos temen llegar a conclusiones diferentes de las que durante siglos se han mantenido, pensando que de alguna forma se está atentando contra la autoridad de las Escrituras.

Sin embargo, si estudiamos la historia de la exégesis bíblica, observamos que el abandono de la interpretación tradicional no siembre significó el abandono de la autoridad bíblica. Es el caso, por ejemplo, de la Reforma Protestante del siglo XVI y del movimiento abolicionista de la esclavitud del siglo XIX.

Es muy triste ver a muchas mujeres vivir vidas apagadas y tristes porque en su subconsciente se sienten como “creaciones de segunda clase” (incluso en nuestros tiempos). Una vez hecha estas reflexiones previas, pasemos al análisis de algunas de las interpretaciones que tradicionalmente se han usado para subordinar a la mujer bajo el varón y limitar el liderazgo de la mujer en la iglesia:

  • Prioridad de la creación (que el varón fue creado primero y luego, a partir del varón fue creada la mujer)
  • Ayuda idónea (que define que la idea de que las mujeres fueron creadas “para ayudar” y no para gobernar)
  • Prioridad de la culpa de la mujer (que dice que por culpa de la mujer se introdujo el pecado en la humanidad)
  • Prioridad del hombre en el liderazgo (Liderazgo político, familiar y eclesiástico)

PRIORIDAD EN LA CREACIÓN

En primer lugar vamos a analizar lo que se ha venido en llamar la “prioridad de la Creación”. De acuerdo con esta posición, Dios estableció la jerarquía “hombre-mujer” con anterioridad a la Caída, lo cual justifica la prioridad del liderazgo de los hombres en la iglesia, la familia y la sociedad, aunque en este último caso ya no se mantenga3.

 

3 A principios de siglo XX, en pleno movimiento sufragista (por el voto de la mujer), todavía se apelaba a las Escrituras para negar el voto a las mujeres, por considerar que su papel de subordinadas les impedía estar en paridad política con los hombres.

Del análisis de Génesis 1:26-28 podemos decir lo siguiente:

  • La designación “hombre” es un genérico para “seres humanos”, que incluye tanto al hombre como a la mujer. Esto se ve todavía más claro en Génesis 5:2
  • A los dos sexos se les asigna la tarea de señorear la tierra. Es por eso que el verbo en hebreo está en plural: “tengan potestad”. La mujer no formaba parte de la creación sobre la cual el hombre (masculino) iba a tener dominio, sino que “ambos” son igualmente autorizados por Dios para actuar como sus vice-regentes en la tarea de señorear la tierra.
  • Tanto el hombre como la mujer son portadores de la imagen de Dios, por lo que lo femenino refleja la imagen de Dios tanto como lo masculino. Ambos, varón y mujer, son portadores de la imagen de Dios.

En el proyecto creador de Dios no hay nada que indique que la razón de la diferenciación sexual es con intención de que una mitad de la humanidad (los varones) gobernara sobre la otra mitad de la humanidad (las mujeres).

Por otra parte, el hecho de que no se haga ninguna referencia a roles de autoridad entre el hombre y la mujer en un capítulo que está impregnado del concepto de organización jerárquica (el universo entero, desde las estrellas en el firmamento hasta los peces en el mar, es cuidadosamente organizado en una jerarquía de orden, según su especia y según su género), indica que su relación era de igualdad y reciprocidad.

Cualquier concepto de supremacía de uno sobre otro le es ajeno al relato de la creación y no puede ser impuesto sobre él. Tal principio ni se menciona ni está implícito en el relato de la Creación.

Dios nos creó iguales, tanto el varón como la mujer son iguales delante de Dios y tienen la misma responsabilidad como administradores de la creación de Dios .

 20081019--5911

AYUDA IDONEA

Pasemos ahora a analizar el argumento de que Eva fue creada como “ayuda idónea” para Adán, y por tanto, esta subordinada a él. Como el análisis lingüístico debe preceder siempre a la interpretación teológica, vamos a pasar, en primer lugar, al análisis de la palabra “ayuda”.

La palabra “ayuda” aparece 21 veces en el Antiguo Testamento, y se usa generalmente para referirse a Dios cuando se encuentra ocupado en actividades de socorro, alivio, consuelo o redención entre su pueblo (Exodo 18:4: Deuteronomio 33:7, 26, 29; Salmos 33:20, etc…).

Ahora bien, si el término “ayuda” implica necesariamente subordinación, en ese caso Dios se subordina a los seres humanos. En realidad, el término hebreo “ezer” significa etimológicamente “un poder o fuerza que puede salvar”. La palabra viene de dos raíces, una que significa “rescatar”, “salvar”, y otra que significa “ser fuerte”. Por lo tanto, decir que la palabra “ayuda”, refiriéndose a Eva, tiene el sentido de una “ayuda subordinada”, contradice su uso constante en el Antiguo Testamento.

Por otra parte, el término hebreo “knegdwo”, que en español traducimos como “idónea”, en el original está formado por dos preposiciones y un pronombre. La primera preposición significa “igual”, “como”. La segunda significa “enfrente”, en el sentido general significa de uno que está en la presencia de otro como un igual. Por lo tanto, Eva sería, como Adán, de la misma clase y especie, alguien igual a él.

Es interesante notar cómo traduce este término la Septuaginta al griego. En el verso 18 usa la preposición “kata”, que implica una comparación entre iguales, es decir, alguien colocado en otro lugar, ocupando la misma posición. En el verso 20 usa la palabra “homoios”, que significa “igual en fuerza”, “del mismo rango”.

Por lo tanto, el hecho de que en español y otras lenguas similares, la expresión “ayuda idónea” pueda hacer referencia a personas subordinadas, no debe hacernos caer en el error exegético de imponer al texto nuestro propio pensamiento.

Resumiendo, podemos decir que la teoría de que el hombre tiene que ejercer el liderazgo porque fue creado primero, no se puede deducir ni implícita ni explícitamente del relato de Génesis 1 y 2.

El hecho de que algo fuera creado primero, no le confiere autoridad sobre lo creado segundo. La primacía temporal por sí misma no confiere un rango superior. En ese caso, los animales deberían señorearse de los humanos, ya que fueron creados primero (y no hay que olvidar, que Dios creó al ser humano el último día de creación y como corolario de su creación).

En los textos de la creación está ausente cualquier referencia a un mandato divino en el sentido de que el hombre ejerza autoridad sobre la mujer. Si tal estructura hubiera formado parte del propósito de Dios, habría sido claramente ordenado como en los otros casos. La total ausencia de tal comisión indica que no formaba parte de la intención de Dios, por lo que antes de la Caída ambos disfrutaron de una relación de completa igualdad.

 

 

PRIORIDAD DE CULPA (GN. 3: 1 al 21)

Los teólogos que sostienen la posición de jerarquía en las relaciones hombre-mujer, dicen que la Caída se produjo no sólo por la desobediencia a la orden divina (comer del árbol), sino también porque la relación de sumisión señalada por Dios entre los dos sexos fue violada. La conclusión a que derivan es que sólo puede haber desastre cuando el orden establecido por Dios se viola.

Esta interpretación presenta varios problemas:

  1. Si con anterioridad a la Caída ya existía una relación jerárquica, ¿por qué la maldición para la mujer consistió en que el hombre se enseñorease de ella?
  2. Si el pecado de Eva hubiera sido la usurpación del liderazgo masculino, lo lógico es que hubiera sido recriminada por ello. Dios pide cuentas a Eva por haber desobedecido la orden, pero no por haber tomado la iniciativa de pecar antes que el varón.
  3. Si la consecuencia de la violación del orden establecido por Dios es el desastre, ¿cómo es que a lo largo de la Biblia aparecen mujeres que asumieron posiciones de liderazgo tanto a nivel familiar, como político, como religioso y no provocaron ningún desastre, sino todo lo contrario; fueron de bendición para su familia, liberaron al pueblo de la opresión de sus enemigos e iniciaron un avivamiento espiritual?

Del relato de Génesis 3:1 al 24 no se puede deducir que hubiera ninguna relación jerárquica entre Adán y Eva con anterioridad la Caída, sino que por el contrario, la relación de subordinación empezó como consecuencia de la misma, pero no formaba parte de los planes originarios de Dios en la Creación. En realidad en el versículo 16 se está haciendo una descripción de lo que va a ocurrir como una consecuencia del pecado y no una prescripción. Por otra parte, si Génesis 3:16 describiera los efectos de la Caída como si fuera una regla normativa a seguir, igualmente deberíamos promover el pecado y la muerte, puesto que también fueron consecuencias de la Caída.

También es bueno recordar que los dos, tanto varón como mujer, pecaron.

En este punto puede resultar interesante saber cómo interpretó Jesús el relato de la creación. Es importante notar que no mencionó para nada el principio de jerarquía, y sí destacó la igualdad. Cuando Jesús respondió a la pregunta de los fariseos sobre el divorcio (Mateo 19:3-10), no basó su enseñanza ni en la Caída, ni en el Antiguo Pacto, sino que basa su respuesta en el ideal de la Creación original. El marco de referencia que usó para la definición de las relaciones hombre-mujer fue el relato de Génesis 1 y 2.

Génesis 3 y sus consecuencias debían ser vistas como desviaciones del modelo original. Por tanto, la nueva comunidad establecida por Jesús, lo normativo es el modelo de la Creación, quedando abrogada la estructura jerárquica que se había derivado de la Caída.

Es bueno recordar que Cristo vino para llevar el pecado en si mismo y redimirnos (comprarnos) para Dios. Tito 2:11 al 14 (NVI)

 

EL LIDERAZGO DE LA MUJER

Algunos teólogos que defienden que la subordinación de la mujer fue establecida en la Creación, mantienen que las Escrituras enseñan que el gobierno, el liderazgo, la responsabilidad y la iniciativa recaen sobre los hombres y que la mujer debe seguir, obedecer y depender de él en sus decisiones y actuaciones para no caer en el error de Eva. Según estos exégetas, Eva fue engañada y en su decepción asumió el liderazgo sobre Adán. Tan catastrófico fue el efecto de ese acto que nunca más, por determinación divina, se le permitiría asumir ninguna posición de liderazgo sobre el hombre. Vayamos a las Escrituras para comprobar si esto es así.
El liderazgo de la mujer en el Antiguo Testamento.

Cuando leemos el Antiguo Testamento observamos que hubo mujeres que asumieron posiciones de liderazgo, tanto en la vida religiosa, como en la civil, como en la familiar.

  • El ministerio profético era la más alta función ministerial en el Antiguo Pacto. El pueblo hablaba a Dios a través del sacerdote, pero Dios hablaba al pueblo a través del profeta. Entre estos profetas se cita a María, que había sido nombrada por Dios como líder sobre Israel, junto con Moisés y Aarón, según leemos en Miqueas 6:4 (Ex. 15:20)
  • También se menciona a Hulda, profetisa que ejerció su ministerio durante el reinado de Josías (2ª Crónicas 34:22 y 23). Esta mujer fue usada por Dios para enseñar su voluntad a un rey, al Sumo Sacerdote y a todo un pueblo, promoviendo una reforma religiosa de gran alcance.

El Antiguo Testamento relata, además, la vida de varias mujeres que alteraron el curso de la historia: entre ellas, la Reina Ester y, especialmente, Débora a quien se nos presentó en su doble condición de profetisa y juez. El pueblo estaba haciendo frente a tres clases de dificultades: desintegración religiosa, derrota militar y falta de liderazgo político adecuado para resolver los problemas del pueblo. La respuesta de Dios a su clamor, en una sociedad patriarcal (de liderazgo masculino), fue una mujer. Como profetisa ella asumió el liderazgo espiritual y como juez ejerció poder político y judicial. Bajo su mandato el pueblo de Israel gozó de 40 años de paz.

El Antiguo Testamento también muestra ejemplos de esposas que ejercieron el liderazgo en el gobierno de su familia. En el primer caso, vemos nada menos que a Dios diciéndole a Abraham que, en contra de lo que era su opinión, hiciera caso de lo que Sara le decía en cuanto a su hijo Ismael (Génesis 21:9-13).

Otro ejemplo lo tenemos en el caso de los padres de Sansón. Cuando el Ángel del Señor se aparece para anunciar el nacimiento de un niño que liberará al pueblo de Israel, no lo hace al padre, sino a la madre. ¿Por qué Dios no transmitió un mensaje tan importante al que se suponía que era el líder espiritual de la familia? A lo largo del diálogo aparenta que Manoa era el menos preparado de los dos, tanto a nivel de conocimiento, como de madurez espiritual y es por eso que Dios se dirige a ella, que es la mejor preparada para asumir dicho mensaje.

Encontramos también el caso de una mujer que se negó a aceptar la decisión de su marido y actuando en opocisión a la de él, obteniendo la bendición de Dios. Se trata de Abigail, la esposa de Nabal (1 Samuel 25 1 al 33). En el relato no se presenta como algo reprobable la actuación de Abigail, contradiciendo las órdenes de su marido. Por el contrario, David vio en ello la mano de Dios.

Estos ejemplos arrojan serias dudas sobre la teoría de que la mujer no puede o no debe asumir el liderazgo, como una regla del imperativo divino. En las Escrituras no encontramos la desaprobación de Dios, ni su condena, a la actuación de mujeres que ejercieron posiciones de liderazgo, ya fuera en la familia, en la vida civil o en la esfera religiosa.

 

Conclusión de la creación

El resto de las cosas creadas, tanto las criaturas como recursos naturales del planeta, fueron hechos

por el poder de su palabra (y dijo Dios….. y fue hecho).

También podemos agregar que de las 2 historias de la creación registradas en los capítulos 1 y 2,

solamente en Gn.2:7 se aclara de que material fue hecho el ser humano (del polvo de la tierra).

Además aquí tenemos una indicación de algo que Dios dio al hombre y a ningún otro ser fue dado este regalo (sopló aliento de vida).

Prestemos atención a que el Hombre fue creado por Dios el 6to. Día. En el relato, el primer hombre

aparece como el ser más importante de toda la creación y solo después de crear al hombre, Dios

concluye su obra y dicta el veredicto de final de su labor (Gn. 1:31… Y vio Dios todo lo que había

creado ….. y era bueno en gran manera)

Resumiendo, el hombre y la mujer son:

  1. Creados directamente por Dios (bará)
  2. Creados en dos géneros distintos, pertenecientes a la misma esencia (especie) pero con “igualdad” de autoridad.
  3. Creados a partir del polvo de la tierra
  4. Recibieron el aliento de vida directamente de Dios (ningún otro ser vivo lo recibió)
  5. Buenos en gran manera.

 

 

png_familia

 

 

 

 

Que cosa “NO ES” el matrimonio

 

  • No es solo un “contrato legal” (firmar un papel) y es mucho más que una bendición pastoral.

 

La ley danesa hace una diferencia entre el acto matrimonial (el “matrimonio” propiamente dicho solo se celebra en la iglesia) y el “contrato” matrimonial (que se celebra en la comuna).

 

Las leyes protectoras dice en casos de problemas graves: Que cuando se esta viviendo en concubinato durante un tiempo mayor a 5 años, la ley aplica a los conyugues las mismas leyes que una matrimonio legal. Porque son un matrimonio “de facto” (de hecho y práctica).

 

Aunque definitivamente el matrimonio no es solo un pedazo de papel que se firma. Tampoco lo es solamente la bendición pastoral en el momento de la ceremonia.

 

La persona que piensa esto, se encontrará con la sorpresa de que un pedazo de papel (el papel que se firmó) o la oración de bendición hecha por le pastor en la ceremonia no pueden mantener un matrimonio firme. Con la oración de bendición y con los papeles firmados hay matrimonios que han fracasado. Una ves que se terminan las fotos de la ceremonia, los lindos recuerdos de la fiesta, la comida y las felicitaciones, la dura realidad del matrimonio nos espera en solo a la vuelta de la esquina. El matrimonio es la primera institución humana establecida por Dios en las escrituras. Pero es mucha más que un papel y una ceremonia, la institución del matrimonio fue hecho pensando en el beneficio exclusivo del ser humano. El principal beneficiado con tener un buen matrimonio somos nosotros mismos.

 

  • El matrimonio “no es” una manifestación cultural. Y “no es” solo una práctica religiosa.

Existen muchas naciones bajo el cielo y todas ellas tienen costumbres muy especiales y diferentes entre sí. Hay culturas que consideran una determinada acción como “fea” o incorrecta, pero en otros lugares la misma acción perece una hermosa y correcta.

 

En Argentina, una de las comidas más interesantes para probar es el asado (el grill) de los órganos internos de la vaca (el estomago, los intestinos delgados y intestinos gruesos, los riñones, el corazón etc….). El asado de “achuras” es uno de los platillos favoritos y especiales de la zona del litoral Argentino. Pero, comer esta clase de comida no entra dentro de las experiencias turísticas más atractivas para personas de Escandinavia.

 

En el Japón, la tradición dice que las esposas deben caminar 3 pasos atrás del marido.

Incluso, los suegros (los padres del marido) tienen el mismo derecho que el marido para reprochar, corregir y hasta de castigar a la esposa si fuere necesario. Esto llevó a que muchas esposas se convierten en sirvientas del los padres de sus esposos.

 

Es una tradición muy importante que los hijos varones vivan en la casa de los padres del esposo, incluso después de casados.

 

También en el Japón hay casos en los cuales “el contrato matrimonial” tubo un lapso de tiempo determinado (hay casos históricos de la política del Japón de contratos matrimoniales de 999 años).

 

El ser humano puede vivir rodeado de diferentes climas: frío polar, calor tropical, ríos caudalosos, áridos desiertos, altas montañas, verdes llanuras, mares tempestuosos, etc… pero, en todo lugar el ser humano tiene las mismas necesidades emocionales. No importa si tenemos dinero o si somos pobres, el ser humano es ESCENCIALMENTE IGUAL en todo el planeta tierra. En todo lugar y cultura el ser humano vive en una pareja y constituyen una familia. El ser humano, naturalmente, desea estar acompañado (no quiere estar solo).

 

Definitivamente, el matrimonio, es más que una manifestación cultural o una ceremonia religiosa.

 

  • El matrimonio, No Es Solamente una “unión sexual”.

Hace algunos años, un muchacho me dijo algo que me ofendió mucho, pero que a la vez reflejó duramente el concepto que tienen los mundanos acerca del matrimonio.

Este muchacho me dijo: “Los evangélicos se casan solo porque quieren tener sexo”.

El sexo no es la razón por la cual nos casamos. El sexo es parte del matrimonio (una parte importante) pero no es la única razón por la cual nos casamos. Dios nos creó como seres sexuales (sexuados), pero marcó los límites del uso del sexo al matrimonio.

Comparación entre el pecado de la gula y la fornicación: Desde la antigüedad, el ser humano se buscado recibir placer utilizando los sentidos de su cuerpo. Los antiguos egipcios, babilonios, persas, griegos, romanos, etc… tenían por costumbre celebrar grandes banquetes para conmemorar un acontecimiento importante. Estos banquetes podían durar días, semanas o inclusive meses enteros. Ahora, la pregunta es: ¿Cómo podían comer durante tanto tiempo, si en estomago humano solo soporta un determina carga de alimento?. El estomago humano esta hecho para soportar una determinada carga de alimento y luego necesita tener un “receso” para poder procesar dichos alimentos. El secreto estaba en que aunque ellos comían manjares durante horas, y cuando el estomago estaba lleno, se forzaban a vomitar (vaciar el estomago) y luego de un enjuague bucal, seguían comiendo.

Dios nos dio un estomago que debe ser saciado. Pero nos pidió que usemos nuestros estómagos para satisfacer nuestro hambre y no solamente para sentir el placer del comer.

 

De la misma manera debemos pensar del sexo. Dios creó el sexo para ser usado (dentro de un marco correcto) pero no fue dado para que el sexo sea la razón de vivir.

  • El matrimonio “no es” un compromiso “por la eternidad”

Es un poco incómodo escuchar en los círculos cristianos frases como “te amaré eternamente”.

O: “…Cuando vaya al cielo voy estar con mi esposa por la eternidad”.

Si bien son frases muy románticas y tiernas, estas ideas reflejan un desconocimiento de lo que es el matrimonio de acuerdo a la Biblia. Como ejemplo bastará solo mencionar las palabras de Jesús en Mt. 22. 23 al 30, en donde dice claramente que en cielo no estaremos casados (con la vida de casados en la tierra ya es suficiente.

 

 

Un hombre una vez, un locutor famoso del Paraguay, me dijo que le encantaba estar casado. Por esa razón se había casado ¡3 veces!. Le pregunte porque 3 veces? (si con una sola vez vasta y sobra!)

El me contesto que no sabia porque razón, siempre después de casarse, la situación con su esposa cambiaba repentinamente.

 

Me dijo:

En el noviazgo todo iba de mil maravillas, pero hasta solo hasta que firmamos los papeles del matrimonio.

Entonces…. el ángel se convertía en demonio.

Lo lindo ella pasaba a ser feo.

La libertad que teníamos, lentamente comenzaba a convertirse en desinterés.

La preocupación y el respeto, lentamente eran reemplazados por celos y recriminaciones.

Lo atractivo comenzaba lentamente a transformarse en algo sin sabor….

Continuó hablándome, pero ahora en un tono un poco más triste:

Con mi ultima, esposa, … realmente estaba convencido que iba a funcionar. Pero, no fue así.

Después de 3 matrimonios y varios intentos de vivir con otro persona, estoy convencido que “tener un buen matrimonio es una cuestión de suerte”. Estoy convencido de que “no todos” estamos hechos para el matrimonio.

Lo que me lleva a la pregunta inicial:

¿Tener un matrimonio feliz es cuestión de buena suerte?

¿Tener un matrimonio saludable es como sacarse la lotería?

 

Las mentiras que creemos

Todo matrimonio que se ha mantenido unido y feliz a traves de los años, es el matrimonio que se ha dedicado a trabajar en la relación.

 

Si hay que la vida nos ha enseñado es que “ninguna de las relaciones humanas vienen con una garantía de indestructibilidad”.

 

El matrimonio demanda mucho trabajo. Mucha dedicación, mucha atención y tremendo esfuerzo.

 

Recuérdelo. Subráyelo!!!! (o quizás sería mejor que se haga un tatuaje permanente con este slogan)

 

Uno de los principales motivos por los cuales no podemos alcanzar a tener un vida matrimonial con salud emocional sana y plena, es que creemos en muchas mentiras acerca del matrimonio y de la vida conyugal.

 

Nuestro cerebro (nuestra alma) es una gran maquina de grabar. Hemos grabado muchisimas cosas (buenas y malas) en el transcurso de nuestras vida y todas nos condicionan a la hora de vivir diariamente con nuestras parejas. Este principio no sería un gran problema, si es que desde niños fuéramos capaces de grabar en nuestras almas solamente los principios correctos. Pero la verdad es que estamos condicionados a nuestro pasado y a la forma que tiene nuestra mente (y corazón) de percibir el presente. Efésios 4:22 al 24 el apóstol Pablo nos enseña a que “nosotros debemos trabajar en renovar” nuestras mentes y despojarnos de nuestras “viejas ropas” del pasado, para poder disfrutar de una vida plena en la justicia y la verdad de Cristo.

 

Identificar las mentiras de nuestras vidas es un trabajo personal. Nadie puede hacerlo por ti. Solo tu y Dios pueden enfrentarse a los rincones más oscuros de tu mente y corazón. Identificar las mentiras que nos decimos a nosotros mismos, es algo muy difícil, pero no es imposible.

 

Mentira 1 – “Todo esto es solo culpa tuya”

Esta mentira es una variación de una mentira mayor que dice que la causa de la infelicidad personal esta afuera de nosotros mismos, que la infelicidad la provocan factores externos a nosotros mismos. En otras palabras, es decir: …“algo o alguien” esta provocando mi infelicidad y esta estorbando para sea completamente feliz.

 

Transportado a la esfera del matrimonio, esta mentira hace que el otro conyugue sea el culpable de mis malas reacciones, y él (o ella) es la única responsable de que el matrimonio esta yendo mal.

 

Dicho de otra manera:….. Todo es culpa tuya!!!!!

 

Hay un famoso dicho que es atribuído a la madre de Agustín de Hipona que dice:

Dos no pelean, si uno no quiere.

 

En realidad se necesitan dos personas para armar un buen lío. Y solo se necesitan dos personas para tener un matrimonio horrible. ¿Pero que pasaría si fuéramos matrimonios de uno solo?

 

Esta mentira (la de: todo es culpa tuya) es muy difícil de vencer, porque al tratar de abrir nuestros ojos a la realidad de esta mentira, cada conyugue tiene la tendencia de auto defenderse y justificarse. Uno puede vivir dentro de este circulo vicioso durante décadas y hacerse la vida muy miserable.

 

Aún cuando fuera verdad que solo una de las dos personas es la que esta dañando el matrimonio, la repuesta que la otra persona brinda es tan importante como el problema mismo.

 

Propongo un problema:

La señora “Quiñones” gasto 10.000 coronas en ropas nuevas (todo en un sola tarde)

 

Tenemos 3 reacciones posibles a esta acción:

  • Reacción 1 – Explosión

El esposo grita como un loco desesperado (y conste que pienso que tiene toda la razón): TE GASTASTE 10.000 EN ROPAS!!!!!!!… estas loca o que te pasa!!!!… Madura querida!!!!… Sos como una niña egoísta. Piensas solo en ti misma!!!!! No pensaste en nuestra economía????

 

Por supuesto que la reacción de la sra. Quiñones será de auto defensa.

O por lo menos creo que saldrá de la habitación dando un portazo.

 

  • Reacción 2 – Negación pasiva

Aha…. Que bien. Estoy contento de que hayas encontrado lo que estabas buscando.

Aunque el esposo en realidad esta apretando la mesa con los puños hasta el punto de romperse lo nudillos por la presión que ejerce. Solo esta tratando de contenerse.

 

Esta reacción provocaría que el Sr. Quiñones sufriera de una ulcera sangrante en el estomago, enfermedades de alta presión, etc…y a la sra. Quiñones le provocaría que al otro día salga a gastar más dinero (si es que le queda algo).

 

  • Reacción 3 – buscar la forma de enfrentar el problema en el momento apropiado.

Tratar de contener las ansias asesinas por un momento y decir:

¿Que compraste?. Es bonito, pero creo después vamos hablar de como este gasto va afectar nuestra economía (hablar después, quiere decir cuando las cosas se han calmado un poco)

 

Un ejemplo diferente.

Laura tiene un esposo que es alcohólico y este hombre abusaba de ella verbalmente. La insultaba y la humillaba delante de sus amistades. Ella estaba convencida de que la raíz de los problemas matrimoniales era el alcoholismo de su esposo (y francamente, el alcoholismo instigaba los problemas, pero no era la razón por la cual ella infeliz).

 

Aunque el esposo era responsable por el problema de alcoholismo y por el comportamiento abusivo que esto provocaba, la esposa era responsable de permitir que el alcoholismo de su esposo le quite la felicidad de vivir.

 

La verdad es que todos nosotros debemos aceptar de corazón y poner en práctica el principio que Jesús enseña en Mt. 7:3. Somos muy buenos para ver “la paja” (el molesto defecto) en el ojo de nuestro conyugue, pero tenemos muchos problemas para ver “la viga” (el enorme defecto) que tenemos en nuestros ojos.

 

Mentira 2 – Si nuestro matrimonios cuesta tanto trabajo, seguro que no debemos ser el uno para el otro.

 

En el principio de esta sección dijimos que el matrimonio demanda mucho esfuerzo y trabajo. Sin embargo hay muchas personas que ignoran esta verdad. Así que inmediatamente cuando las cosas no salen bien y los problemas llegan se comienzan a preguntar: ¿será que somos el uno para el otro?

 

Esta mentira parece derivar de otra mentira que creemos y es la mentira que dice que existe una persona única en el mundo con la que seré completamente feliz. Es una idea romántica muy linda, pero poco bíblica. He visto con mis propios ojos a parejas que eran perfectamente el uno para el otro ante de casarse y aun así llegaron destruirse mutuamente.

 

La mayoría de los cristianos tiene la tendencia a aceptar esta clase de mentira, porque de una forma o de otra creen que Dios no permitiría que tengan un matrimonio difícil y doloroso. El sentimiento que experimentan muchas parejas cristianas de que “Dios nos unió”, les lleva a concluir que entonces “seremos felices el uno con el otro”. Pero con respecto a este tema podemos consultar a los que dice Pablo en 1 Cor. 7:28 con respecto al matrimonio. Si lo que Pablo dice es verdad, entonces la idea de tener un matrimonio sin aflicciones de la carne es anti Bíblica.

 

Aunque a usted le parezca extraño, le diré que el trabajo duro y pesado en su matrimonio, a menudo es un indicador que usted se casó con la persona correcta. Las dificultades en el matrimonio muestran claramente donde están nuestras deficiencias de personalidad, en que áreas hay fallas del carácter y desnudan por completo nuestras propias debilidades. No hay nada mejor para “matar nuestra carnalidad” que el matrimonio (el matrimonio ayuda a matar al “viejo hombre o vieja naturaleza” en nosotros Efe. 4:23).

 

Muchos cristianos piensan que el divorcio es la salida apropiada para los matrimonios difíciles. Pero en realidad el divorcio es solo la salida fácil. El divorcio solamente cambia de cama al enfermo. El matrimonio con problemas, es solo un síntoma de que los conyugues tienen que trabajar en su propio carácter y personalidad.

 

Si usted se divorcia de su conyugue por que el matrimonio que llevan es muy difícil, tiene un alto nivel de probabilidades que termine con nuevo matrimonio igual al que tiene ahora (o quizás peor). La verdad es que el matrimonio solo resalta las áreas de nuestras vidas que necesitan mejoras. Si usted se divorcia solo estará llevando sus defectos a otro matrimonio.

El ejemplo de la leche.

 

Hace algunos años una persona me dijo: No, pastor, aquí en Escandinavia las cosas son diferentes. Aquí el matrimonio es diferente!!!!! No es como en latino America.

 

Pero la verdad que todos los matrimonios del mundo revelan la misma verdad.

En todas las culturas y en todos los diferentes climas del planeta los seres humanos debemos de aprender a trabajar en nuestros defectos y tratar de mejorar hacer morir nuestra naturaleza pecaminosa (y todos los seres humanos tenemos defectos y somos pecadores).

El matrimonio es el mejor lugar para trabajar en tu carácter. Es mejor lugar para pulir nuestra espiritualidad. Es la mejor institución que ayuda al carácter.

 

La Biblia es la mejor herramienta para usar en el trabajo.

El Espíritu Santo el mejor doctor y psicólogo familiar que existe para trabajar en tu familia. Y él esta disponible para servirnos en el proceso nuestros hogares en familias felices.

Mentira 3 – “Tu puedes y tu debes satisfacer todas mis necesidades”

Otra de las mentiras más comunes que nos hacemos a nosotros mismos es que nuestro conyugue debe satisfacer todas nuestras necesidades. Que esta es una obligación prescrita dentro del contrato matrimonial.

 

Quizás esta mentira proviene de otra mentira que creímos en los años de solteros. En esos tiempos muchos imaginábamos que vendría un príncipe azul en su caballo blanco y nos llevaría a vivir con el en un castillo de porcelana. Que cada problema de la vida el lo solucionaría con su espada reluciente y valientemente se enfrentaría a todos los dragones (grandes y pequeños) que pueda amenazarnos.

 

Esta mentira es un poco especial, ya que muchos de nosotros, de forma natural y como personas maduras diríamos que esta declaración (de tu debes satisfacer todas mis necesidades) no es lógica. Normalmente no pensaríamos así. Pero el matrimonio es una institución especial!!!!! El matrimonio revela y pone sobre la mesa las incoherencias más grandes de nuestro carácter humano.

 

Ejercicio:

 

Pregúntese y responda:

¿Quién le hace la comida?

¿Quién lava su ropa?

¿Quién hace las compras personales?

¿Quién selecciona la ropa que se ha de vestir?

¿Quién decide donde se van ir de vacaciones?

¿Quién decide donde pasarán la navidad?

¿Quién decide como va a gastar su dinero?

¿Quién decide como va usa r su tiempo libre?

 

Las preguntas anteriores solo revelarán la “quien” sacia sus necesidades. Pero lo que debemos preguntarnos seria y honestamente es:

¿Que pasa si estas necesidades no son satisfechas?

(para ser objetivo, el que debe responder esta pregunta es nuestro conyugue)

 

Se sorprenderían al saber cuan tercamente las personas pueden llegar a defender la idea de que sus parejas deben (si o si) hacerse responsables de “todas” sus necesidades para ser felices.

 

Existen matrimonios de más de 30 años de vida juntos, en los cuales se aferran tan tercamente a esta idea, que si la esposa no cocina, el hombre entonces “no come”. Y algunos quizás piensen o digan:… no, no, no… Yo no espero que el/ella satisfaga todas mis necesidades, solo espero que este allí cuando yo le necesito. Pero la verdad es que ningún ser humano esta diseñado para satisfacer “todas” las necesidades de otro ser humano.

 

 

Necesidades

Todos los seres humanos estamos diseñados por Dios de forma que necesitamos estar relacionados con Dios y con nuestros semejantes.

La forma en que satisfacemos nuestras necesidades es tan importante como la necesidad en sí misma. Aunque hemos sido creados “con necesidades para satisfacer”, es bueno resaltar que la forma en la que satisfacemos esas necesidades tiene mucha importancia. Es decir que de la misma manera en que somos concientes de nuestras necesidades personales, también debemos ser concientes de que forma o manera satisfacemos estas necesidades. Debemos entender que hay maneras sanas, saludables y constructivas de satisfacer sus necesidades y otras formas que lo destruirán a usted y todas las personas que están a su alrededor.

 

Mentira 4 – “me lo debes”

¿Recuerda cuando eran novios?

Sentía una gran satisfacción al poder hacer algo por él o ella. Y la única recompensa que esperaba a cambio era solo el placer de su compañía.

 

¿Cómo es su relación ahora?

La mayoría de las parejas ha desarrollo un sistema en el cual todas las cosas que usted haga por su conyugue tiene un cierto “valor meritorio”.

 

Este “valor meritorio” es acumulativo. Por ejemplo:

Sacar la basura = 10 puntos

Traer la ropa sucia = 50 puntos

Escuchar las quejas = 75 puntos

Hacer algo con el o ella que no deseaba hacer = 100 puntos

 

Entonces, cuando uno tiene una “necesidad”, inconscientemente (o conciente) deseamos “cobrar” todos nuestros puntos acumulados.

 

Las frases como:

… Tu me debes al menos 3 horas de atención para mi. Y quiero que lo hagas ahora mismo!!!!

… Hace mucho que no salimos de viaje. No me importa si no hay dinero!!!! Es hora de que te ocupes de nosotros!!!!

 

Esta clase de pensamientos demuestran que en realidad existe una estructura mental que se construye “solita” con el paso de los días. Por alguna razón, debido al continuo contacto comenzamos a “dar por sentado” que estos “favores realizados” deben ser devueltos en forma y fecha a determinar.

 

Pasamos de la época de noviazgo, cuando hacíamos de todo sin esperar ninguna recompensa alguna, a matrimonios en donde nos sentimos atrapados y presionados por nuestras “deuda y pagos” emocionales.

 

El matrimonio se torna destructivo cuando los conyugues comienzan a “exigir el pago” de sus puntos acumulados. Cuando todo lo que hacemos por nuestro conyugue debe ser “pagado o retribuido” con otras acciones de sacrificio, el matrimonio se vuelve pesado y exigente.

 

Demos un paso adelante y pensemos:

¿Qué tal si pensamos que nuestro conyugue no nos debe nada por las cosas que hemos hecho por él o ella?. Ha hecho lo que ha hecho, porque usted lo quiso y no porque “lo tenía que hacer” o porque “usted debía de hacerlo”. Nadie le debe nada a nadie por hacer lo que decidió hacer.

¿Por qué no aceptar lo que su conyugue le ofrece como lago que debe ser aceptado y apreciado en vez de que sea algo “esperado”?

 

El verdadero problema con las “demandas” de pagos, es que cuando no obtenemos lo que deseamos utilizaremos otros “recursos” para obtener lo que deseamos.

 

Hágase esta pregunta:

¿Qué hago yo si mi pareja no me da lo que yo quiero o necesito?

¿Qué hago si ella o el no satisface mis necesidades?

 

Tendrá usted varias opciones, algunas saludables y otras no.

Las opciones que no son saludables implican manipulación a base de gritos, llantos, rabietas, discusiones, burla, platos que vuelan (que no son ovnis), retraimiento, tristeza profunda, depresión, etc…

 

Con estas cosas quizás usted obtenga lo que quiere, ganando una pequeña batalla, pero ha perdido la guerra. Si utilizamos estas tácticas de manipulación a la larga (o a la corta) nuestro matrimonio se convertirá en un verdadero infierno de exigencias demandadas de mala forma creando un ambiente hostil, agresivo, con falta de amor y armonía.

 

 

Como conclusión pedemos leer lo que dice 1 Corintios 13:4 al 8.

 

 

 

 

… Vaso de alabastro.

Dar todo lo que somos a Dios, es la forma más elevada de alabanza y adoración.

No es solo cuestion de bonitas canciones, sino que es cuestión de dedicar cada dia de nuestras vidas a servirle. Que cada talento que poseemos pueda ser una herramienta en sus manos no depende de las oportunidades que la vida nos ofrece.

Tampoco, es cuestión de dinero o tiempo libre. Es cuestion de una decisión personal.

Yo decido dar mi vida, mi tiempo y mis talentos a Dios.

En la orquesta sinfónica

La ofrenda de la viuda

La ofrenda de la viuda

Algo importante para pensar, no solo sobre la forma en la que ofrendamos a Dios, sino también acerca de la forma en la que dedicamos nuestros talentos a Dios.

pregunta: ¿le damos todo lo que somos, oh le damos lo que nos sobra?

Marcos 12:41 al 44

41 Estando Jesús sentado frente al arca del tesoro, observaba cómo el pueblo echaba dinero en el arca. Muchos ricos echaban mucho, 42 y una viuda pobre vino y echó dos blancas, que equivalen a un cuadrante.* 43 El llamó a sus discípulos y les dijo:

—De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que echaron en el arca. 44 Porque todos han echado de su abundancia; pero ésta, de su pobreza, echó todo lo que tenía, todo su sustento.

Enseñame Señor tus caminos…. y andaré en tu luz.

Me Gusta

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: